Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA MALVAROSA AiSAJEs encantadores se hallan en la vega valenciana; pero entre todos descuella un trozo en que las alegrías del UNA A L Q U E K I A EN I. A M A L V A R O S A 5 campo se confunden con el murmullo de las aguas, y cuyas tierras reciben el fresco beso de las olas, que impregnan el suelo con sus sales: eso es la Malvarosa. Su playa no es una extensión arenosa cuya linica belleza consista en esa alegre monotonía del romper de las ondas marinas sobre extensión yerma; á la fecundidad del suelo únese el encanto de sus alegres alquerías, rodeadas de cimbreantes palmeras, entre cuyos troncos se divisa á lo lejos la alegre barraca. Esta es la man sión de los artistas valencianos; en este ambiente de luz y de color se han escrito famosas novelas; o- allí, imitando al insigne Sorolla, han buscado inspiración los más hábiles artistas; en la playa de la Vlalvarosa no puede faltar en ningún momento asunto para un cuadro, al cual sirva de fondo su alegre perspectiva. A un lado destácanse los balnearios, y al otro, á lo lejos, álzase sobre el mar, como cerrando el horizonte, el castillo de la inmortal Sagunto. Allí nacieron, sin duda. Cosiendo la vela, Comiendo en la barca y tantas otras producciones del genio artístico. Kn aquella extensa playa, y al parecer abandonadas y sin d u e ñ o contémplanse todo el año, especialmente durante el verano, cientos de negras y deterioradas barcazas, las cuales, ACl- AKANDO LA KED P A R A C O S E R L A p r ó x i m o Septiembre, se con 3 vierten de sucio cascarón en hermosas veleras, objeto de las miradas de cuantos curiosos estudian la pesca del bou. Las operaciones preliminares son precisamente las que más interés despiertan por sus caracteres típicos y por la prontitud con que en pocas semanas se transforman aquellas barcas. Eedúcense aquéllas á reparar las barcas y habilitarlas con todos los útiles de pesca, y últimamente á flotarlas, siendo notables los cuadros que en tales operaciones se ofrecen, pues cordeleros, carpin teros, embreadores y t o d o s los que durante la veda han permanecido más ó menos inactivos, forman alegres grupos sobre la arena, mientras los b o y e r o s en turno de playa (pertenecientes á la sociedad marítima formada por los patronos) se disponen á la primera operación, y con sus tí picas yantas arrastran las barcas, uniendo las dos que han PREPARÁNDOSE PARA LANZAR LAS PAREJAS DEL BOU AL M A R de formar la pareja, con obje í