Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
clarinete (Emilio Carreras) cuando otros no menos iahabla al director (Soler) indicándole teresantes que conla conveniencia de que lo llame á su t r i b u y e n al buen despacho. efecto que la obra Cuando el temido obrero se pre- causa en el ánimo senta y refiere sus desdichas hacien- del espectador, y al do alarde de sus opiniones avanzadas, que corresponde en el director trata de intimidarle ame- proporción no escanazándole con despedirlo. M Coco, á sa la parte musical, solas, jura tomar venganza, pero la que tiene números hija del director, que en aquel momento EL ORFEÓN INFANTIL sale c o r r i e n d o en muy bonitos, entre los que descue busca de la pelota llan el dúo de amor, el terceto de las con que juega, lejos de asustarse del máquinas y el coro de la huelga, que terrible socialista, se acerca á él, le seguramente se harán muy pronto habla y le da un besol populares. Aquí de la transformación del hombre. Surge después una huelga provocada por el dueño del Economato iLGUBEO CHICO, zarzuela en un acto (Ontiveros) que hace creer á los obre de Adolfo Luna y los maestros ros que van á ser sustituidos por máLleó y Calleja, estrenada en el quinas, en venganza de que el direcCómico, es una de esas obras pertetor no quiere protegerlo en su odiosa necientes al nuevo, género dramáticoindustria, y cuando éste acude á sotaurino. Un torerito muy valienteque focar las iras de los amotinados y va da nombre á la obra, enamorado de á ser víctima de uno de ellos que LA ESCENA CULMINANTE lá hija de un ganadero, va á torear en biaude un puñal. El Coco se interpone una Plaza de Andalucía. y salva al burgués en recuerdo de aquel beso que le En la fonda en que se hospeda, Jilguero chico declara dio su hija, el primero, sus amores á la muchacha aprovechando una ausenel único que ha recibido. cia del padre. En el segundo cuadro, elespada aparece Esta es la obra con- concluyendo de vestirse en su habitación, ayudado tada á grandes rasgos, y por Paco er Fino, y cuando la cuadrilla va á buscarle, preseindiendo de deta- despídese emocionado de su adorada, que se queda lles como los amores pidiendo por él ante un cuadro de la Virgen. Un desde una obrera, también file dé barbianas que van á los toros constituye lo más muy brava y muy so- esencial del tercer cuadro, en el que también aparece cialista (Joaquina Pi- el director de un periódico taurino para advertir que, no) con el más bruto habiéndole negado un palco con el que pensaba obsey pacífico de los obre- quiar á aquélla, se propone tomar venganza del torero ros (Emilio Mesejo) publicando una tojíi con la cogida y muerte del esque: da ocasión á es- pada. El cuadro cuarto es el paseo de las cuadrillas, cenas muy cómicas; admirablemente presentado; cae el telón al sonar el el ensayo de la salve clarín anunciando la salida del toro, y volvemos á la que ha de cantar él habitación del torero, en la que se encuentra arrodiLA LOBA, s u NOVIO Y DON DiMAs orfoón i n f a n t i l y llada ante el altarito la muchacha que lo quiere. Escú chase el pregón de los vendedores de la hoja que publica el terrible infundio; la novia del torero l e v á n t a s e aterrada, pero en aque 1 instante aparece en la puerta Jilguero chico completamente ileso, y Un estrecho abrazo de la enamorada pareja pone fin al emocionante argumento. Loreto Prado h a c e un torerito d e l i c i o s o con arranques que entasiasmari á los espectadores; la señorita Miliam en el papel de la novia, y el Sr. Chicote en el de aeo er Fino, se: h a c e n aplaudir, y los dem á s m u y acertados. JILGUERO CHICO, LoTeto Prodo. ÁNGELES, Srta. Miliam. -FINAL DE LA OBRA. -ESCENA J FOT. CIFÜENTES