Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A solemnidad artíaiica más interesante de cuantas pueden registrarse hasta la fecha en la tempoiadaactual, ha sido la inauguración del teatro Español. Ofrecía la sala aquella noche el brillante aspecto propio del primero de nuestros teatros, del que por todos conceptos debe ser considerado teatro nacional. La compañía que dirige Emilio Thuillier representó el hermoso drama de Rojas García del Castañar, y como es de suponer que ninguno de mis lectores necesita que le descubra aquella obra, bastará decir que en el arrogante García estuvo Emilio Thuillier á la altura de las circunstancias, personificando con arranques de artista aquella figura varonil, tierna y apasionada, cuyas vehemencias dan ocasión al interesante conflicto de la otara. Matilde Moreno en el papel de Blanca, la enamorada esposa de García, mostró una vez más sus grandes facultades de actriz, dando justa expresión al personaje y diciendo admirablemente los versos. Agapito Cuevas en el fogoso galán D. Mendo, víctima de los desdenes de Blanca y de la justa indignación de su esposo; Eicardo Manso en el taimado sirviente Bras; Torner en el Rey, y la Srta. Azúa en la criada Teresa, muy acertados, así como los demás actores que toman parte en la representación. La obra, que ha sido presentada con exquisita propiedad, agradó mucho á la concurrencia que llenaba todas las localidades del teatro, y aplaudió con entusiasmo á los artistas. El diálogo de Easebio Blasco Los dos sueños, representado después admirablemente por Donato Jiménez y la Srta. Blanco, y el juguete cómico de Ramos Carrión De tiros largos, completaron THUILLIER tan agradabilísima fiesta. EN EL G A R C Í A L lé r UNA ESCENA DE GARCÍA DEL CASTAÑAR FOTOG. CIFUENTES BLANCA, Srta. Mcrtno. GARCÍA, Sr. ThuiUier. TERESA, Srta. Azúa. ERAS, Sr. Mamo, EL REY, Sr. Torner. DON MENDO, Sr. Cuevas. S I El Coco (José Mesejo) protagonista de la zarzuela en un acto que con este título han estrenado en Apolo los Sres. Francos Rodríguez y Jackson, con música del maestro Vives, hubiera recibido oportunamente un beso en su vida, no habría dado ocasión á que se sirvieran de sus desventuras los autores citados para confeccionar una obra. En efecto, desamparado en su infancia, engañado por la mujer en quien pusiera sus amores, El Coco llega á viejo sin haber gustado de las caricias de un ser querido, no sin haber purgado en presidio la venganza que consumó matando á la mujer que lo engañara y á su odiado rival. Es un obrero á quien todos temen en la fábrica, tanto por su historia como por su carácter brusco, lo cual no impide que en el fondo sea un infeliz, como asegura el maestro de insESCENA PRIMERA DE EL COCO SKA TORRES, NIÑA PELÓ. CARRERAS. MESEJO (E SOLER FOTOG. C 0. V 1 PAÑY truccíón ürlmaría V d e