Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÍI- ll; ltK A S P E C T O D E L O S A L K E D E D O E E S D E LA P L A Z A Á L A H O R A DE LA C O R R I D A peotácalo, que si se celebra en Sevilla y otras capitales, constituyendo una nota típica más de la clásica fiesta, en Madrid no se había practicado nunca. Del examen de los distintos toros nacen diversos pareceres; del choque de éstos, la discusión empeñada; y de la discusión, la apuesta: ¿no ea esto lo humano? Se podrá hipócritamente sostener otra cosa, ¿pero qué apuesta el lector á que á él le sucede continuamente lo que acabamos de decir? Y apuestas que se han de solucionar por un conjunto de caballeros como los que constituían el Jurado, esas se pueden concertar siempre, pues aun perdiendo el dinero, se gana la seguridad de que la pérdida ha sido en buena ley y con estricta justicia. ¡Lástima de corrida! Adquirir para ella ocho toros de ocho afamadas ganaderías, cosa que no se ha- bía hecho en la Plaza de Madrid nunca, soltarlos al redondel ante un público numerosísimo y lleno de mujeres hermosas, y salir los ocho toros haciéndose la competencia en mansurronería. ¡Tan bravos como parecían en el Hipódromo, donde después de todo se hallaban en las mismas condiciones que en la dehesa, pues nadie en éata les abriga cuando hace frío, G U E K E E K I T O L A G A R T I J O M A C H A Q U I T O Y MA 2 ZAKT 1 NI E S P E R A N D O LA S E Ñ A L P A R A E L P A S E O ni les mete bajo techado para resguardarlos del agua cuando llueve! En fin, esa discutidísima corrida, con tan grandes desvelos preparada y llena de incentivos desconocidos hasta ahora en Madrid, habrá podido ser un fracaso por las condiciones de las reses, no por otra cosa; pero á los pobres y á los enfermos de esta profesión abundante en lacerías que se llama periodismo, á quienes se les socorra con el producto de la fiesta, que sumará unos cuantos railes de duros, les parecerá seguramente un brillantísimo éxito. Y el apretón de manos ó la frase sincera de su agradecimiento compensan de todas las diatrivas de los maliciósps. ¡Así piensan al menos los técnicos en cosas de tejas arriba! M A Z Z A N T i K I B R I N D A N D O LA M U E R T E D E L P R I M E R T O R O F O T ASENJO