Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL EGOÍSMO ENCUBIERTO í VBL LILLA ON la mejor intención, pasando muchas fatigas, quisieron unas hormigas hacer u n a exposición á la que todas llevaran aquellos granos mejores que por los alrededores del hormiguero encontraran. -Eso- -decían- -será causa de que trabajemos todas y de que llenemos nuestro almacén, pues no habrá ni una hormiga, ni una sola que al llamamiento no acuda y que no preste su ayuda y se tumbe á la bartola. A trabajar- -exclamaron- -sin que tengamos rivales! Y apenas entre zarzales y pedruscos se internaron, cuando dos ó tres hormigas dijeron: -Nosotras no trabajamos; se acabó! ¿Para qué pasar fatigas? La idea es descabellada y debemos desistir, pues no se va á conseguir absolutamente nada. ¿Andar entre la maleza fatigosas y en desorden, para que algunas engorden después? ¡Vaya una simpleza! Nuestro propio bien, sefioras, á decirlo nos obliga... -No es eso- -exclamó una hormiga de las más trabajadoras. -Usad lenguaje más llano, v pero no os salgáis del tiesto. Es que buscáis u n pretexto para no traer ni u n grano. -Y eso digo yo, lector, cuando tras de un pesimista veo siempre u n egoísta de los de marca mayor. JOSÉ DlnUJO DE REGIDOR KODAO C