Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL PASTOR N Jod t EQpov i: atiilAii r niiPio en loff audalüCi- H, i mn cu JDU de loÜHU Jas í pouBU J e Kvpafiu, v i w ilL apra viítA ilu HiiLLelf B y olviilsilA lo todoif ana R iriL muy ímpAti la del pastor, i no altrjadn del muudo, S D oltA cüoipañÍR nao d unaUo quf j a r d a y E perro que IB iiniQ p i r IS- H home on diH y otro, de) Aiuanec T i fn pDMUL do flol, aufrieodo pHcienlementB lod ri rofl del Invierno, IQB EudecDenDLBfl del verano y la oaiedad da íiempre, FriuiitlvQ en ana covlnmhrep, ¿oAnic n bn du conbervnr el eñlüdo lúuLico quti Dn nutfslri JvmpQ le Imea HpaTBCor coma nrcüíca tíi- nra quu loe aflüs bun rc pfiUi a nin dndn. purqne no BU do ellfl? íín aJa ji mÍDDto, it ¡DE omuuic td n n f tH. uyíEan ln trnnr furmaciún ÜQ todo lo cNJtitPDle eufrB en armonía con D 1 p r o c e s o d e Ine cci tan L r i, y que en algunos caaos cambÍH Eordltneuta el AflpBClo ilc OB bomliirce y J a IAP LOfld l fl oaaa Qj rM tro V Í Í P H lejo i do la vidii do sua aeniBJantpp, PB pi íncÍon i y ppnuanvccn invariables; on U cmdad, BE unfsúuo coa ios liombtB qop pro resají, manaba todi AL campü DO líegau as reforiLioa febrilefl quB dOEuncidn ol nnhi- lQ Ic iHnnndidad, de lujo, do ríqncm y o que en el campo vivp, lo que fi p Erimoniu EXFIHJ LVO de 1, está sujeto ¿t Ta Tey d t ln iDVBrinbnídAd, PorqnP PPi m m o en Inri poblBrioDeti ln exuberancln de vidn de mollineóla níirf octtentubEíiueDEe i. -uuiilu uiáu rdpiíJA y verlípinopa es ln trflnwfrirmjiriiin, nirta radicnl el rambin d e o nnliguo por lo en ln nulnra, liftK, por el conUailOj en la i n v a m b l o reprddui i: ián Ue ün uiiemo e rectácnto Ja prneba laús elocuente de DDA exuilflDciji vlgaroPix Súlo lao ealdrlonet tienen laTlrlri d e aUemr BI paiflaje- p a n m o n atl, ilníramenlo cantbipD ta wt- tiáaní, 1 iDvIarnD dejó hnfi árbole- i ein bojns, cabria f en uievu IEW dltoa picos de oa tuontv 9, secó las mabid que o c n l r a n n el Buelo, y armoaizimilo con U terrenal, hlinnp pACida la Ine del nol y frió e! ambicntfl. Pero vnHve ln primavera, y vneWtin á verdear lo runtüí, h ve tii e los Arbüle A brilUr n cI cíelo Stirtl el sol aidiente. y en tíbtío como en inviorun el polflflje He cepradncJi coa exHClilud malemAtíca. Por eeo i- I poi tor, que vire eu contdcto mAn latlmu L- on I natnrnloED, BU fiunilinriui. da tnC modo ven eJ lengOBJe incompreaeible del viento, de ín uí y 1 A brimhta, de Is eütrellAH y de Ufl nube? qua pnra é oo bay cambio atmoaféricú q n s n o f o a m m c i e c in la nntlcípatiúixy IjiclaríilKduEccflsriflBparapravoniíse j e v i i a r HQU üfleCDCDCLAfl. E Gomo en lo. dtfdad el contni tn Incea nti? fnn nue tro eemejiinEe non propordlona poco d poco mi conOcimieulo máH oxActo do ellori, en IA cani ií 3 n el pastor, en familiar co iHorcio con ln natnralein, poaeu tnia ÍHAÜ roDÓndilOfi 0 e 4. tetofl y t aB más intimad condania Para conocpf algo de la vida, nosotros nwiiHitaniOH r A nneatrOB pemoianlefl, y ÍA rcípuceca M flíoTiipre nn iiuov deíone Qo, El, CDHiido d e i e a averi nar lo que lo interer a, dirige BU mlradn al cielo. E. CONTIIEUAS Y CAMAKGO