Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BGULLOsos pueden sentirse los hijos de la capital del Principado del gran desarrollo de sus industrias fabriles, que indudablemente por su número, por la riqueza que suponen y por la perfección de sus productos, son las primeras de España, y poco ó nada tienen que envidiar á sus similares del extranjero. La Barcelona histórica, la Barcelona monumental, que habla á los ojos de quien la contempla de glorias pretéritas, forma extraño contraste con la Barcelona nueva, con la ciudad de las fábricas y del trabajo. Parece como si vastagos del mismo tronco y habitando en el mismo hogar, existiesen dos hermanos: el mayor, encariñado con las glorias de los suyos y ostentando sus títulos y sus heredadas dignidades; el más joven, lleno de vida y de salad, robustecido por el trabajo, ávido de movimiento, de creación, de Incba, entregándose en cuerpo y alma á la fatiga de la jornada diaria para renovar los laureles guerreros conquistados por sus antecesores, y que tan orgulloso muestra el hermano mayor, con esos otros laureles no menos brillantes y tal vez más difíciles de alcanzar que coronan en la vida moderna el esfuerzo humano.