Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i i- 4 K EL CZAR, V LA CZARINA DEL BRAZO DE ME. LOUBET, DIRIGIÉNDOSE AL CAMPO DE MANIOBRAS peiiales huéspedes para Kiel, el Czar y la Ozarina han oído constantemeate vítor e s y aplausos. Han Yivido entre armas d e s l u m bradoras y flores bellísimas, olvidándose seguramente al presenciar b r i l l a n t e s desfiles ó al viajar én vagones cubiertos de rosas y violetas, de la fatiga de reinar y aun de los siniestros planes del anarquismo. La revista nav a l de Danker- NICOLÁS II Y SU ESTADO MAYOR RECORRIENDO LAS LÍNEAS DEL EJÉRCITO FRANCÉS que á bordo del Standardj barco en que los soberanos rusos recibieron la bienvenida de labios de Mr. Loubet, ese presidente que, según las anécdotas del viaje, le pareció á la encantadora soberana rusa un Árcente ateniense, fué digno prólogo de ios festejos m i l i t a r e s organizados para obsequiar á los regios huéspedes. El Czar pudo convencerse de que su aliada Francia es poderosa en los mares, c o n d i c i ó n que debe halagarle en e x t r e m o sobre todo cuando sus ojos recorran el mapa y den con las islas británicas. Algo parece que enturbió el mareo la alegría de contemplar tan brillan- LLEGADA DE MR, LOUBET Y EL EMPERADOR DE RUSIA Á BETHENY PARA LA GRAN REVISTA MILITAR