Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
su TTKf a- ftll vr 1 -í t i JÉ Í. ÍÉl í: i ff Sfi í i íf- -d %i Wi t l.ii t M it ¿S í J JTi- JF í -rf. 3i f S ÉI ífv JTM i li: r- í. V I S T A G E N E R A L D E VALLADOl- IU J lt Ah 00 nos queda el recurso de t o m a r un amable simón una simpática mañuela. La popular pareja n o se h a extendido a ú n por esta culta ciudad castellana, que todavía e s p e r a la iniciativa d e algún alcalde capaz d e desterrar l a s vetustas carrozas q u e prestan servicio sólo desde la plaza Mayor, y d e v a r i a s d e l a s cuales asegura u n cronicón auténtico q u e formaron en las cocheras d e l gran D. Rodrigo Calderón, enterrado luet. j ¿g ¿eefl! r B go en el convento valisoletano de h Portaceli. LA E S T A T U A D E Z O R R I L L A y W -Dejamos a t r á s la hermosa estación con que hace cinco años vino en g ¿xnas la poderosa Oompaflía de sus. V. tituir aquel horrible a r m a t o s t e q u e provisionalmente hizo sus veces dur a n t e cerca d e otros treinta, y pen e t r a m o s en el Campo Grande. ¡Hermosa entrada para u a a ciudad -TIMi H importancia d e Valladoíl nHÍ atiéndese la Acera d e Recoletos, con magníficas casas d e moderna construcción, E n u n a d e t ellas descubrimos un Salón periodístico decorado c o n mucho gusto y arte: es el FACHADA DE SAH GREOOBIO de Él Norte de Castilla, el popular diario repional, donde un plantel de escritores y de periodistas jóvenes m u y inteligentes trabaja á las órdenes de otro joven d e entendimiento y cultura extraordinarias, y cuyo apellido es p a r a BLANCO Y NEGRO todo u n recuerdo, triste y grato á la vez: el catedrático A n t o n i o Royo Villanova. A la espalda h e m o s dejado el soberbio Convento d e Filipinos, siguiendo cuyo paseo habríamos ido en pocos minutos á la Plaza de Toros. E n el centro del p l a n o q u e seguimos extiéndense los tres paseos d e l Campo Grande, cerca d e quinientos metros. Al lado Izquierdo de los mismos coBff mienzan los jardines, que constituyen u n soberbio parque, inmenso tiesto levant a d o artiflcialménto en medio d e una árida estepa p o r el genio d e Miguel Iscar, el H a u s s m a n d e Valladolid, cuya memoria perpetúa la Fuente de la Fama de dudoso gusto. L a cascada y el lago son m u y lindos, y constituyen la gran atracción LA de los niños, q u e e n alegres b a n d a d a s acuden á dar p a n á los patitos. A todo este ¡Sí. ü inmenso núcleo, Campo lo llama el pueblo- -dice el sabio Quadrado, -Campo d e Marte los eruditos, y añádese que en otro tiempo s e apellidó d e la Verdad, cuando servía d e palenque á los caballeros para m a n t e n e r s u derecho con la espada; á las lides, á las justas y festejos sucedieron m á s lúgubres espectácuA los, y m á s d e u n a vez se levantaron los patíbulos y s e encendieron allí his J hogueras, á fia de sofocar e n E s p a ñ a fff los gérmenes del oculto fuego del luLA E S T A T U A D E COLÓM TS teranismo Bien. Agradecemos el recuerdo, p e r o no estamos para cosas tristes. Nos descubrimos al pasar ante la estatua d e Zorrilla, no- -ieh, Melitón González! -por la estatua, sino p o r el i poeta; seguimos la calle d e Santiago, centro con las del Duque d e la Victoria, Constitución, Regalado, Alfonso X í i y F u e n t e Dorada, todas contiguas del comercio local; arrastrat? mos u n poco los pies, para no faltar á la clásica costumbre, cuyo origen e n vano tratan de descubrir los sabios y los zapaí teros, en la Acera de San Francisco (algo a s í como la Carrera P A R R O Q U I A D E LA A N T I G U A de San Jerónimo ó el Pinar para las valisoletanas) donde, de doce á d o s de la tarde, durante los días de la feria podremos ver todas las caras bonitas d e la capital; pasamos por la plaza del Ochavo, dedicando u n recuerdo á Don Alvaro d e Luna, que en ella fué decapitado en aquellos deliciosos tiempos e n que se tiraba d e la cuerda para todos seguimos las de Platerías y C a n t a r r a n a s que mejor recuerdan el Valladolid antiguo- -hoy la últirna se llama de Macías Picavea é n memoria del ilustre pensador, p r e m a t u r a m e n t e muerto, -y llegaremos á tiempo d e t o m a r localidades al teatro de Calderón. E s u n edificio de primera y un coliseo que sólo tiene rival e n el Liceo d e Barcelona y e n el San F e r n a n d o d e Sevilla. Su distribución y aspecto interiores casi idénticos al Real d e Madrid, con la diferencia de que en Calderón las plateas no ofrecen el antiestético aspecto de nichos que en el madrileño de la Opera. UNIVERSIDAD Aprovecho, lector, la ocasión para decirte que Valladolid tiene otros dos teatros -Of- r Ji