Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VALLADOLID sin mozos ni coches. -La entrada. -Uji paseo y un periódico. -Calles y estatuas Alvaro de Luna y Picavea. -Ll teatro de Calderón. -Casinos y monumentos EOTOK que vuelves del veraneo elegante en Biarritz ó San Sebastián; que has dejado con YÍA tristeza la frescura salobre del Sardinero, la deliciosa campiña asturiana, las espléndidas, hermosísinaas costas de las rías gallegas, y quieres hacer un alto en Valladolid, aprovechando su itradicional feria de Septiembre -como diría, el programa de! Ayuntamiento- para entrenarte con sus fiestas y regocijos y disponerte vigoroso á los que te esperan en el invierno madrileño; no te edescubriremos Valladolid, que fuera ya tal empresa ridicula entre personas de buen gusto. Queremos sencillamente que estas páginas de BLANCO Y NEGIÍO sean para ti un amable y discreto cicerone. No le hallarás ciertamente ni más barato ni menos hablador. Acabamos de llegar á la ciudad. Mientras el tren bufa con resoplidos formidables bajo la marquesina de hierro, sometido de mala gana á la tiranía del itinerario, descendemos a! amplio andén de Ja LA E S T A T U A estación del Norte. Valladolid tiene DE CERVANTES otras dos: la del ferrocarril de Aiiza y la del económico á Medina de Rioseco. Habremos de coger por nosotros mismos maletas y cubremantas, sombrereras y necessaires, y á golpetazo limpio meternos en el torbellino que busca la diminuta salida reservada al público por la Compañía. En el andén interior no ha autorizado E L P U E N T E lAYOR ésta todavía la creación de un cuerpo de mozos como el que funciona en todas partes, y así es preciso que los viajeros marchen un buen rato sufriendo la pena que merece el atroz delito de viajar con bultos á la mano. Ya estamos fuera. No oses ¡oh lee tor amigo! encaramarte á uno de los ómnibus que esperan, si no quieres perder los pocos huesos que el anterior hercúleo ejercicio te dejó sanos. Es preferible que marchemos á pie, ya que tampo- e T E A T R O DE C A L D E R Ó N