Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
V ir- i l iiMJiíiiilo raiUi i- z tiüi II M iH r ¡r el n (le hii L a i riilci. i ilf iiiM. M, IK i- in i, Í: UMii i ll el ii) Zi. Di- el MiliVc alia 11 a lie lili iiirtro, lo mal ¡niia n iif- ar á l i ¡iiteirsiiil) N Olí Ja irii de lis I i llas u nii iia tan a n t ciil: is y liUMadaf- Va i M i -ip tiaiKT i i Snlvii j. aia tnayur seguridad en el negocio, volver á consultar al trípode en la cocina misma donde el muchacho tuvo la visión incorpórea qiie les decidió á emprender aquel fatigoso trabajo. Y delante de la chimenea humosa se congregaron para este alto fin todas las personas ligadas en la nocturna empresa. Francisco fué al pajar en busca del mueble mediador, y cuando volvió, volvió frío, desencajado, lleno de espanto- Hay espíritus en el pozo! -dijo mirando hacia atrás y zamarreando al candil, que se quedó sin gota. ¿Los has visto? -Ko, pero menean la escalera. Vamos, hay que ser valientes. ¡Todos á una, qué caramba; que no se comen á nadie! Y todos á una, apretándose y pidiendo luz á cada paso, fueron hasta el pajar y vieron que efectivamente la escalera se meneaba; pero no así como quiera, sino con marcado vigor, algo convulso é impaciente. -Habíale tú, muchacho, que á ti te quieren. ¿Yo? primero le hablo á un muerto que á una pantasma. -Pues ande usté allá, seña Eduviges, que estos espantijos son para usted agua de Mayo. -Hijo, ya se me olvidó el oficio; y además te diré que tiene más de labia que de otra Cosa. -Ba, pues, tío Remigio, aquí de los hombres: nosotros vamos á preguntar. Usted una y yo otra, ¿eh? Allá voy yo. ¿Eres espíritu de verdad tú, que estás en el pozo? El pico saliente de la escalera comenzó á moverse arriba y abajo con una prisa que era una contestación. -Que sí, que sí; ¡dice que sí! -exclamaron todos. -Cerca está la olla, -dijo la vieja. -Y con esta reflexión todos se animaron. Había que bajar; eso indicaba la continuación del espíritu en el fondo del pozo. Y sobre esta operación hubo debate. Por último, convencieron al tío Remigio de que él debía gozar de las primicias, y allá se dejó ir candil en mano, no sin que una vez y otra protestara de que la escalera se meneaba más sintiendo su peso Al llegar al fondo rompió en voces descompasadas y poco respetuosas. ¡Eh! ¿sabéis lo que es el espíritu, mal rayo lo parta? Pues es la condena burra, que sa caío. Tirar sogas pa acá y á ver cómo la sacamos, que está el animal hecho dobleces. Arriba alzóse un coro de llantos que se hundía el pajar. ¡La burra, el animal doméstico que les ayudaba en aquel mal pasar de la familia arruinada y empobrecida! Con el llanto á toda voz, acudieron los vecinos, se enteraron del caso, Jiicieron comentarios, se asomaron al pozo, quitaron la escalera para aliviar á la paciente y la casa era un jubileo. ¿Va á ser cosa de que nos muramos aquí la burra y yo? Pues echar tierra pa abajo y no haiga que pensar en cimenterio, -gritaba amoscado del todo el tío Remigio. Por fin se arregló el asunto; amarraron á la burra y la izaron pausadamente. Al asomar á flor de tierra se renovó la llantina; el pobre animal estaba perniquebrado, reventado del batacazo. A poco más dejan al tío Remigio en el pozo, según las trazas qne llevaban. Salió también como lá burra, aunque algo más sano. r f, y Pasado el lance, preguntaban á Francisco: ¿Y la olla? -Y contestaba con cierto dejo de amargura: ¡El que no la tenga en el anafe, que no se la pida á los espíritus! JOSÉ NOGALES DIBUJOS DB MBNDSZ BBINOA