Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El. P U E R T O Y LA (íONOHA VI SAN SEBASTIÁN Bttnta Kntina. -La caseta real y el Palacio. -Plaza de Guipúzcoa y Palacio de la Diputación. La Zurrióla. -La Concha y el puerto. -Pasajes. O O fiel cristiano que veranea en San D Sebastián está muy obligado á visitar la playa por la mañana, el Boulevard al mediodía, el paseo de la Concha por la tarde y el Gran Casino por la noche. Santa Entina es la patrona de la inmensa mayoría de los españoles. Bien está la visita á la playa por la mañana; pero ¿por qué no por la tarde? La playa es hermosa; la más hermosa de España y sus alrededores. Tan indiscutible es esto como discutible el gusto que tuvo el autor de la caseta real de baños, construida á expensas de la Diputación Provincial, para que sea admirada (la caseta, no la Diputación, que lo es, y muy legítimamente, de propios y extraños) por los simpáticos, veraneantes de Mataporquera y Navalcarnero. Pues la rutina, ¡la dichosa rutina! exige de los elegantes que no vayan á la playa por la tarde; que no aspiren las purísimas brisas del mar más que por la mañana. Eso sí, tampoco van por el aire, por el iodo, por el espectáculo; van (sigo hablando de los elegantes) porque es la playa un centro de reunión, un paseo parado, una exhibición, en fin, de mujeres, hermosas las más, de trajes vaporosos, de formas esculturales. La gente del eudI botijo va á todas las horas del día. Esa lo entiende. Será cursi, pero es práctica. Viene á buscar el mar en la idea de que el mar es salud, es descanso, es la gloria pura, y se lleva á casa la mayor cantidad de mar posible. No está rnal acompañada la burguesía en el pleno disfrute de las bondades del Cantábrico. La Reina ha construido su casa de verano sobre la bahía. Para que. avance más, para que aparezca descolgándose casi sobre las olas, ha sido preciso cubrir la carretera con un túnel que sirva dé meseta á la real mansión. Por algo se llama Mirainar. La Reina y sus hijos dan una lección diaria ¿l o s forasteros elegantes haciendo vida de playa; y cuando no El, CASTILLO