Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Desde la primera á la segunda playa el trayecto es corta, pero la distancia grande No hav efectivamAntP n, r- 4 5 delicioso viento Nordeste, que llena los pulmones de todos de sana energía. Pero no dije bien cuando dije que ningún bañista de pnmera pisa la arena de la segunda plava, no. Mientras sus esposas y sus hijas ó toman el ba fio ó conversan en los confesonarios de la playa aristo y. -O crátií a, hay, algunos senadores vitalicios, hombres graves y de costumbres intachables, qué á la chita callando se escapan á la segunda playa. ¿Por qué? Porque el pueblo es muy digno de ser estudiado en todas sus manifestaciones, y porque las robustas labradoras de tierra de Campos usan unos trajes de bafio qué merecen ser vistos por cuantos se preocupan de las arduas cuestiones sociales. ¡Ni veraneando pierden el tiempo los p a d r e s graves dé ra S! n ffiv Z Ti IWSilli m m Mm a m m -t -Í i. jar. tíh. C eS. ji VISTA GENEKAL DEL SARDINERO J? s