Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E N la mañana del día 13 se verificaron en París las pruebas oficiales del globo dirigible de Santos Dumoi. l. ron el cual aspiraba este intrépido aeronauta á ganar el pro. iiio de 100.000 francos ofrecido por el Aéreo- Olub al iinciil ir del primer globo dirigible que haga felices experimentos ante la comisión designada. El aparato, que afecta una forma parecida á la de un cigarro puro, elevóse desde las cercanías de Saint- Cloud ante un público numerosísimo que aguardaba con ansiedad el resultado de la experiencia. Cumpliendo el programa previamente anunciado, el aeróstato dirigióse á la torre Eiffel, dio una vuelta en derredor de ella describiendo un círculo de unos cuarenta metros de diám. etro, y tomó rumbo hacia Boulogne. Pero al llegará este punto, una avería del motor impidióle continuar la marcha hasta el punto designado para el descenso, y se vio precisado á bajar desE N S A Y O S CON E L GLOBO D I R I G I B L E S A N T O S D U M O N T E N L A S C E R C A N Í A S DE LA T O R R E E I F f E L pués de haber, empleado c i. T u Í en las pruebas treinta y tres minutos en vez de treinta, que era el plazo marcado. Santos- Dumont ha perrtiao, pues el premio, pero personas inteligentes en la materia aseguran- lue el experimentp; da motivos para conüar en el triunfo definitivo. El aeronauta, por su parte, cree que corregidas las deficienciasdelmotor podrá otrecer nuevas pruebas con resultado completamente satisfactorio. ¿Q t r i VINO QüIÉBE EL SEÑOR? Rodrigarle: -Le traigo á usted un Riója extélente. Gomales. -To un Valdepeñas superior MontiUa. ¡Montilla embotellado! k la horade entrar en máquina este húmero se ignora euál- se te subirá; á la cabeza áD. Práxedes, ó- si éste recogerá la eartera exclamando: ¡Bebo agua!