Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VERJA D E E N T R A D A A I,O S J A R n i N E Y P A I A f l O DE SAN II. riEFOXSO P L A Z A D E L M E R C A f) 0 EN EL ESCORIAL aguas, según los d o c t o r e s echan tapas y medias suelas á todos los desavíos que causa en nuestros pulmones el sutil hálito de la sierra. Algún catarroso ipobrecitol cae en el mismo borde de la fuente de La Porqueriza, pero es, sin duda, porque ha llegado tarde. Los que acuden en buenas condiciones y beben con fe el salutífero líquido, se salvan siempre. En las inmediaciones de la fuente se ha construido un magnífico balneario que acaba de inaugurarse, y el cual reúne todas las condiciones exigibles para esta clase de establecimientos. Sólo le faltan los burladeros, pues es bueno advertir que por el término de Guadarrama campan con absoluta libertad buen número de ganaderías de reses bravas. Recomendamos, por tanto, á los agüistas de La Porqueriza que F U E N T E DE L A S KANASj aprendan á dar el quiebro, ó por lo menos á cantar un couplet célebre con la siguiente modificación: líay que ver á don Tancredo al borde del manantial. Guadarrama, salvo la Porqueriza y los toros, no tiene grandes encantos; la Granja sí: la Granja tiene las fuente. los jardines y los niños. Felipe V, nostálgico de Versallea, no imaginó seguramente que al fundar el Real Sitio de San Ildefonso creaba la más hermosa Inclusa del mundo. Todas las familias aristocráticas madrileñas que cuentan con la bendición de Dios de tener muchos chiquitines, veranean en la Granja. Es distinguidísimo poseer ocho cabecillas rubias y llevarlas á San Ildefonso con una Miss incomodada con las ocho. Y qué alegría para las madres al verlas distribuidas por ocho sendas de aquellos hermosísimos jardines, que no tienen rival en el mundol ¡Y eso de contemplar al mismo tiempo cómo corren las fuentes y cómo corren las criaturas! De tal modo prepondera la infancia en el retiro del primero de los Borbones, que hasta las mamas, cuando se reúnen, juegan al corro: al corro grande ó al corro chico. Pero de todas suertes, es fuerte cosa habitar en un edén en el cual se sabe dónde está el Ultimo Pico, pero se ignora dónde se ha caído la última criatura. Hablando en serio, la Granja es una delicia; el jardín más hermoso y más fresco de la tierra. ¡AdányEvaenlaGranja no se hubieran comido la manzana si no les daba abrigos la serpiente! El Escorial también es E X C U R S I Ó N AL O U A D R K A M A fresco, pero con la frescui a que podría disfrutarse en la sombra proyectada por Felipe II. No la frescura amable de un jardín: la frescura severa de un templo. Ignoro si el monasterio fundado por el más tétrico de los Austrias merece ó no el dictado de octava maravilla. Lo que sí sé es que se siente en pleno Agosto muchísimo frío dentro de la iglesia que trazó Juan de Herrera. Aunque el sol tueste las piedras de la fachada del monasterio, dentro de la iglesia se experimenta un frío indecible, un frío único en el mundo. La numerosa y selecta colonia madrileña, aparte de su devoción natural, se confiesa muy á menudo en el Monasterio para que los Padres Agustinos la amenacen con el fuego del infierno. Dentro de aquella iglesia, esta amenaza da gusto. i Mssr 1, LKtíÉ. FUBNTE DE LA SELVA EN LOS JARDINES DE LA GRANJA f O N A S T E R I O DI! íAN I O R I Í N O LA LONJA Y F A C H A D A D E L MONASTERIO