Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
II VILLALB A. -GUADARRAMA LA PORQUERIZA R E A L S I T I O DE S A N I L D E F O r j S O I. A GRANJA EL ESCORIAL. -CERCEDILLA lEN dice el refrán- -y si el refrán no lo dijera podría decirlo fundadamente todo el mundo- -que donde puso el veneno puso también la triaca. Esa misma sierra Oarpeto- Vetónica, á la cual los madrileños llaman de un modo familiar el Guadarrama, y que durante el invierno nos envía catarros y más catarros, algunos bronquiales y otros pulmonares, proporciónanos durante el v e r a n o aguas salutíferas para combatir sus desastrosos efectos; si en el in %o ¿vierno nos inata, nos resucita en estío, por donde resulta que IOH Siete Picos carpcto- vetónicos parecen galenos electorales; n o s matan como pers o n a s y como ciudadanos nos levantan para que votemos á los candidatos del Gobierno. Villalba es el portal de la sierra y el punto de veraneo de los gobernadores civiles madrileños. Éstos, cuando salen de la Corte acompañando á alguna persona de la Familia Real ó á cualquier soberano extranjero, van siempre hasta Villalba, límite de la provincia. ¡Barroso concluye on Villalba! íli centímetro más SÍJUÍ, ni centímetro más allá, rucs bien; en Villalba hay una colonia madrilefla que ha construido lindísimos hotelitos, y además se bifurcan lavS líneas de Segovia y de Avila, y se toma la diligencia ó la tartana que conducen al pueblo de Guadarrama, célebre por el salutífero manantial de La Porqueriza, que brota á dos kilómetros de aquél, y cuyas A G Ü I S T A S EN E L M A N A N T I A L DE LA P O R Q U E R I Z A