Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA CASA MODERNA ESCRITORIO DE SEÑORA fs la sección de muebles de la última Exposición de París, llamaba la atención el escritorio de señora cuyo modelo publicamos en esta página. Eevistas que consagran preferente atención al arte decorativo y especialmente al mobiliario, apresuráronse á reproducir la fotografía del mueble, como uno de los que estaban llamados á conquistar mayor éxito en el favor del público. La circunstancia de haber confirmado los hechos esta presunción de los inteligentes, muévenos á ofrecer á nuestros lectores el citado modelo, que seguramente h a de obtener en España la misma aceptación que en el extranjero h a obtenido. Como la mayor parte de los muebles ideados por el modernismo imperante, el escritorio de señora se distingue más por la belleza do su adorno que por la de su forma; es ésta sencillísima, y la novedad y elegan cia que ofrece consiste en los detalles de su decoración. Afecta el escritorio la forma de una caja, cuyos lados ensanchan ligeramente en la parte inferior, á fin de prestar consistencia al mueble. Esta caja de pulimentada madera, lleva adornos y remates de distinto color, y completan su decorado ligeros relieves de metal mate, que también pueden sustituirse con pintura. U 5- V E n el interior de la caja, á unos 10 centímetros del suelo, tiene u n tablero liso, cuyo centro ocupa u n almohadillado de piel, y que sirve para que descansen los pies de la persona que se sienta ante el- escritorio. E n el promedio encuéntrase el tablero- escritorio provisto de sus correspondientes cajas para guardar los objetos adecuados al servicio que h a de prestar, y sobre éste ábrese una doble puertecilla que guarda un recinto destinado á la conservación de cartas, papeles y utensilios. La forma especial de estas puertecillas y su artístico decorado, es lo que presfa al mueble la mayor novedad y belleza. Armoniza este adorno con el que lleva el mueble al exterior, y solamente difieren de él los tiradores de las cajas y la pequeña cerradura. Su construcción es s u m a m e n t e fácil y p u e d e ser confiada á u n ebanista experto, que sin variar en lo esencial la estructura del mueble, p u e d e introducir en él las modificaciones que le dicte su buen gusto. E n el gabinete de una dama, el escritorio á que n o s referimos completará la artística decoración; y si en la calidad y colores de las maderas empleadas en su confección se procura la mayor armonía con el restó del mobiliario, aún será más bello el conjunto. A Viena, que en el a r t e mobiliario marcha en primera línea, se debe la creación de este precioso modelo de escritorio que t a n envidiable éxito alcanzara en la líxposición de París, como se d e b e n la mayor p a r t e de los que pertenecen á ese género modernista especial que ha sabido u n i r l a belleza á la sencillez, circunstancia que indudablemente contribuye á su aceptación,