Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
jL ca cr i i r) D K s Frégoli. -Proyectos de monumento á Alfonso XII. -Concurso hípico. -Nota política. F BÉGOLI recuerda por su cara e njuta, angulosa, por su mirar vivísimo y poderosas aptitudes imitativas, á nuestro inolvidable Eicardo Zamacois. A Frégoli hay que admirarle siempre más como artista que sabe sentir á través de los distintos tipos que encarna con admi: rabie maestría, que como poseedor del raro privilegio de transformarse, cambiando de traje con nipidez increíble. Con ser ésta una habilidad muy digna de tenerse en cuenta, hay que considerarle como un consumado actor cómico. Frégoli, como italiano, es muy supersticioso; tanto, que cree firmemente que sus éxitos los debe á una herradura, que siempre lleva sujeta al cinturóh, y de. la cual no se desprende nunca, considerándola como el amuleto más poderoso. Cuando Frégoli cayó soldado, fué dé guarnición á una de las posesion (ís africanas de Italia. Los oficiales, para distraer la vida militar, conístruyeron un teatro, donde Frégoli se reveló interpretando todos los personajes de una obra que él había escrito, alcanzando tal éxito, que le valió la amistad y consideración de todos sus jefes. Animado con ssta risueña tentativa, pasó á Italia, y en poco tiempo logró reunir un capitalito de 25.000 francos, que perdió al poco tiempo en Eoma con la misma rapidez con que ejecuta cualquiera de sus transformaciones. Pronto reanudó la campaña, con tan buena suerte, que á le s pocos meses se vio dueño otra vez del dinero perdido, siguiendo desde entonces por todas partes en éxito creciente. Frégoli ha hecho recientemente una provechosa y artística campaña en Viena, donde le cayó en gricia el primer premio de la lotería de 600.000 florines, y en París, en el teatro Olimpia, donde ha trabajado seis meses consecutivos, otro premio, porque premio puede llamarse á tener, por término midió, un ingreso diario de 7.500 á 8.000 francos, lo que da mejor que todo elogio la medida del éxito. Trae el notable artista italiano eij esta su nueva excursión por España un repertorio de obras nuevas, que dará á conocer en Madrid en el teatro Moderno, entre eliaa- L Onesta, Le nozze di Pierrot, Quando saró veechio, Notte d amore, y algunos duettos y monólogos musicales como L Eco, Delizie militare y Al veglione, que alternarán con sus creaciones Camaleonte, I elámpago, Eldorado, y sus couplets y escenas cómicas ya conocidas. Para terminar, apuntaremos una anécdota muy curiosa: la que determinó, por decirlo así, la vocación de Frégoli. Siendo soldado pidió permiso al teniente de su compañía para ir á un baile de máscaras, que le fué negado, pero que no cambió el propósito del artista italiano, que vistiéndose de mujer saltó por la ventana de su dormitorio y se presentó á los pocos momentos en el baile. Cuando Frégoli vio al tenients, que estaba al lado de unas máscaras, Frégoli se acercó, dándole tan tremenda broma, que el teniente, enamorado de lo que él creía una mujer, le convidó á cenar espléndidamente. Cuando salieron del baile, Frégoli dio á un cochero la dirección del cuartel, y al llegar, mientras el teniente, algo mareado por el champagne, discutía con el cochero, Frégoli de un salto trepó por el mismo sitio por donde había salido, presentándose á los pocos momentos de uniforme delante del teniente, que le preguntó: ¿Ha faltado alguien esta noche? -Nadie, mi teniente- -respondíó FrégoU saludando. militarmente, en tanto el oficial no volvía def- su asombró pensando por dónde habría desaparecido su pareja. L día 31 de Mayo terminó el plazo de presentación, de bocetos para el concurso abierto con el propósito de elevar una estatua ecuestre que píerpétiie la memoria. del rey Alfonso XII. Han concurrido escultores de Madrid y provincias, y el número de bocetos presentados es nume: oso. Entre ellos los hay verdaderamente notables. La circunstancia de. ró haber emitido dictamen el Jurado califica dor á la hora en que entra en máquina este número, ños iiapide publicar los nombres de los concurrentes. Pero sí debemos consignar que todos los artistas han procurado dar á sus obras la grandeza y la novedad que requiere el proyecto. Ha despertado gran interés estb concurso, no solamente por tratarse de perpetuar la memoria de uno de los monarcas españoles que mayor cariño lograron inspirar á su pueblo, sino también por las circunstancias que precedieron á la decisión últimamente adoptada, Verdaderamente, al tratarse de una obra de esta naturaleza, debe E FREGOLI EN SUS TRANSFORMACIONES