Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AMOROSA Ven la Alhambra, ven, ven, y mi H tu lujo cortesano transformará, bien mío, en un instantf áureos collares ceñiré á tu cuello; á tu negro cabello, del más nítido tul rico turbante. De púrpura oriental túnica hermosa velará de la diosa las formas esplendentes y livianas, los contornos que emergen sin errores aún más embriagadores que el néctar de las vides jerezanas. Tu planta calzaré de raso y oro; de perlas un tesoro engarzaré á tu espléndido ropaje, y pondic entre las perlas dos rubíe? porque á tus carmesíes labios rindan, los dos, pleito homenaje Yo tu cuerpo ungiré con los aromas que aspiran las palomas en los boeques de Arabia, y del deseo vibrar en tu garganta haré el sonido que es cántico y gemido y blando arrullo y pasional gorjeo. Ven al Alcázar para amar labrado, donde el goce en dorado cáliz se bebe y el dolor se esfuma; ven á la Alhambra á delirar, bien mío; ven y ahuyenta el hastío, el hondo hastío que mi ser abruma. Ven y verás como el soñar enerva al pesar, y conserva, á su conjuro, su verdor la rama; ven, que la fuente del amor se agota, y con su última gota por endulzar nuestro dolor nos llama. Dice el poeta con sentido acento, y un vago desaliento en su pálido rostro se retrata. Se pone el sol, y en la enramada umbría, vibrante de armonía, entona el ruiseñor su serenata. ABTtiBO REYES DIBUJO DE REGIDOR