Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JLCTU XvI ü JLDí s Supuesto d r a m a en Belgrado. -Suicidio del asesino d e l r e y H u m b e r t o Desencajonado d e r e s e s e n la Mufioza. -Exposición d e p e q u e ñ a s industrias madrilefias. Ballena p e s c a d a e n el Cantábrico. -Nota cómica. ON motivo de la enfermedad padecida por la reina Draga de Servia, han circuí ado por toda Europa las m á s extrañas suposiciones y rumores, hasta que los especialistas rusos y alemanes llamados po: r el r e y Alejandro consiguieron desmentirlas. Decíase también que, como consecuencia de lo indicado, había sufrido grave alteración la paz conyugal de los soberanos de Servia, y se suponía al monarca firmemente decidido á solicitar el divorcio. Por fortuna, todas esas insinuaciones carecían de base, y como demostración del a: ecto qué u n e á los regios esposos, el rey Alejandro se ha hecho recientemente retratar e n compañía d e s u consorte, obteniéndose por su orden la interesante fotografía que publicamos, la cual h a tenido la b o n d a d de remitirnos u n antiguo suscritor de nuestro periódico, residente en la actualidad en Belgrado. L anarquista ita liano Bresci, que asesinó en Monza al rey H u m b e r t o I, n o h a podido soportar los rigores de la prisión, y, se h a suicidado e n la celda d e ALEJANDRO Y DKAGA DE SERVIA Santo Stéfano. Desde que fué trasladado, á este presidio, situado en la isla de Yentetome, frente á Gaeta, dio señales de gran abatimiento, y algunas veces intentaba, aunque inútilmente, conversar con sus carceleros, á los cuales se íes tenía E L AN. ARQUISTA B R E S C I prohibido dirigirle una sola palabra. Hace pocos días fué víctima de u n arrebato de furor, lanzándose sobre ano de los empleados de la prisión. que pudo evitar el. golpe, y á Bresci se le sujetó poniéndole la camisa de fuerza. La noticia de su suicidio produjo en Italia bastante impresión y h a despertado general curiosi dad. Según los últimos informes, u n a vez hecha la autopsia del suicida, se d a por cosa segura que éste se mató estrangulándose con u n a servilleta. Su fallecimiento fué casi instantáneo. IENTO dieciséis toros nada menos se ha traído la empresa de la Plaza de Madrid desde las respectivas dehesas andaluzas, conduciéndolos en un tren especial que metería miedo hasta á los guarda gujas. E n t r e las reses Citadas había también muchos novillos; pero de todas suertes, gamentp de ese tren especial erizaría en el. car; sueños, más de una coleta. sai- io d e nuestro circo taurino don Bi Pedro Kientibro irivitó á la operación del desencajonado en el encerradero de San Fernando, á orillas del Jarama, á gran n ú m e r o d e personalidades ma (Wleñas conocidas; entre l a s cuales figuraban aficionados, periodistas, aristócratas y faena se hizo con perfecto orden, sportmans. destreza d e los. carpinteros de la gracias Plaza de Míi, dri. d, y la fiesta resultó muy agradable p a r a los invitados. E n breve llegarán á dicho cerrado sesenta y ocho reses ijnás, y es de suponer que se repita la fiesta. C E C D E S E M B A R Q U E DE CAJONES D E R E S E S B R A V A S FOTOG. MORLAK