Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SUMADO amigo: Aunque me tildes de cosaco por tener cosas, t e escribo esta carta que llamo perezosa por estar dirigida á ti, querido Pérez Zúñiga, y con ella quiero ser el primero de los parteros que te departe del casamiento de nuestro amigo Enrique. La enriquecida, es decir, la casada con Enrique, se llama Paula; es aleve, puesto que nadó en Álava; como hdla, es un dechado de bellaquería; hija de padres nobles pertenecientes á la m á s linajuda novelería del país; se dedica á la mitología, ó sea á la confección de mitones, y otras veces le da por la hilaridad y se pasa el día hilando con rueca; es muy mañosa y no necesita recurrir á ninguna tragedia para hacerse los trajes, y como es modosa, modula escrupulosamente las modas de París. E s una odalisca por sus odas, madriguera por sus madrigales, y con el arpa resulta una de nuestras primeras arpilleras; tiene grandes facultades para el organismo: hay que oiría organizar en e organillo una, porciúncula de cosas ya sola ya primorosamente con su primo; ambos tocan con tal arte ó tan arteramente, que dudo encontrar u n a arteria como ella y u n artesón como él. P u e s ¿y cantando? Cantando es ella una cantárida capaz de localizar al menos propenso á la locura. Conoce la música mozárabe ó de Mozart, la laudable para laúd, y la violahle p a r a violoncello. El comedimiento es uno de sus placeres favoritos, y conoce desde las comedias calderonianas que escribieron los caldereros, h a s t a las laríngeas, ó sean las que se ponen en el teatro de Lara, así como las magistrales 6 de magia, escritas por los magistrados. Sus bienes consisten en una mvaerísa. parquedad de parques agravados con grava menuda, y en los cuales u n cé ehre pontífice ó artífice de puentes ha construido u n puente soberbio, con u n a arqueología ó combinación de arcos que da el opio. Además es una gr n parricida, dado el número de parras que posee, y es u n a lástima que sea antípoda, es decir, opuesta á la poda; porque, no podando las vides, las viñas vienen á menos y se convierten en viñetas. E s la, pavana de ra s pavos y la rebañadura de m á s rebaños de toda Castilla; esto sin contar los terrenos de aluvión de los que saca alubias para dar y vender. E n la actualidad es luterana; por cierto que el traje de luto la favorece; lástima que tenga cariátides en la dentadura. Por la m a ñ a n a se dedica al regazo; con su regaderita riega las flores del jardín y la trapatiesta de la ventana, colección de tiestos regalados por u n fraile de la Trapa pariente suyo. E n cuanto aX paulatino, ó sea el casado con Paula, puedo decirte que es oportuno, que así deben llamarse los nacidos en Oporto; pesimista ú hombre de peso, y t a n postumo, que tiene postemas hasta en la cara. De chico íné panegírico; pero eso de llevar pan á domicilio es t a n pesado, que á poco no figura entre l o s a téticos ó llevados por Pateta. Abrió luego u n a tienda de lozanía; la loza no dio de sí, y perdió m á s parnés que puede haber en el Parnaso; fué uno de los catástrofes que empezaron el catastro en España, ejerciendo de Mediterráneo ó medidor de tierras, pero era tan mal sumidero que equivocaba todas las sumas, y lo echaron. Después se hizo pescante, fuese á la costa, y reunido con la gente costosa, ¿qué pescó? Nada. Él merodeo no le produjo meros, ni percibiendo obtuvo jpereeftes, ni con el ostracismo ostras, ni congrios en el congreso; de pulpos sólo consigaió xm. pulpejo, menos aún, wo. pulpito imperceptible; de carpas, media docena de carpetas pequeñitas, después de pasarse todo el día solemne 6 al sol, y quedar insolente ó enfermo de una insolación. No es, pues, de extrañar que de so. pensil brotara el pensamiento de hacer con sus redes nna. plegaria, y, en efecto, las plegó para siea pre. Presentóse diputado romántico ó partidario de Eomanones, pero el Gobierno estuvo tan volcánico que volcó el puchero, y nuestro amigo se quedó sin acta. De tanta desdicha le dieron las viruelas, y quedó tan pecaminoso, que tiene toda la cara llena de pécoras; su pelo se ve canonizado por las canas, y su incipiente calva amenaza convertirse en calvario; y ahora está indeciso entre darse con materia cósmica ó cosmético, ó ir á casa de u n crepúsculo y que le ponga u n poco de crepé. Hoy Enrique tiene una posición; es fidedigno, ó sea digno fabricante de fideos, y une á su industria láMcmría el misticismo ó tráfico con mistos de cartón, junto con la ventilación ó venta de tila al menudeo. El pobrecillo está conquistado, con u n quíster; pero así y todo, se dedica á la caza de gamos; y la semana pasada cazó un Gamazo tremendo, y en cierta ocasión consiguió u n a bigamia; ya. ves tú si es difícil eso de matar dos gamos de u n tiro. Como poeta es universal, pues sólo ha conseguido escribir un verso. Sabe que Pepito visita á Paula; Pepito por la mañana, Pepito por la tarde y Pepito á todas horas; pero ha hecho la vista gorda á ta, nta, pepitoria, con la esperanza de encontrar en Paula una. pagoda que se encargue de pagar sus deudas; bien puede hacerlo mujer tan premiosa, pues es raro el sorteo en que no le toca u n premio.