Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EPISODIO ELECTORAL -AL DISTRITO Y... DEL D STRITO N casa de D. Benito Elegido no reinaban ni J Slv la agitación ni la ansiedad que en las: de otros candidatos, porque D. Benito teñía para el triunfo todas las de la ley (del Sufragio) el apoyo del Gobierno y la colaboración de los caciques. Cierto que los electores no le conocían ni de vista; pero cortio éstos harían lo que quisiesen los caciques y los caciques lo que quisiese el Gobierno, y lo que el Gobierno quería era su triunfo, T Benito estaba tan seguro de él, que ya se lo dejaba llamar por adelantado. ¿Qué quiere el padre de la patria? -le preguntaba su esposa cariñosaoiente apenas veía algún deseo estereotiparse en sus gestos. -Papá, ¿nos traerás caramelos del Congres- o? -l e decían los chicos. -D. Benito, que no se olvide usted de mandarnos quince papeletas el día que pronuncie su primer discurso, -le advertía una vecina, madre de siete muchachas, á quienes por su fealdad les hablan puesto los asiduos del paseo de la Castellana el mote de las siete plagas de Egipto Un periodista, visita de la casa, todas las noches le hacía algiín retruécano con el apellido. Nadie habrá en el Congreso que pueda decirse Elegido con más derecho que usted; muchos son los llamados y pocos los Elegidos D. Benito; de los Elegidos es el reino de los cielos Costó Dios y ayuda é su mujer hacerle que fuese al distrito. ¿Para qué? -contestaba enfáticamente D. Benito. ¡Si ha dicho el ministro que me traerán el acta á domicilio! -Es necesario que vaya usted- -insistía el periodista; -es preciso que los distritos conozcan á sus representantes; que la pat: conozca á sus padres, para que no se diga que es; bija d e padres, desconocidos ja En fin, que una tarde tomó D. Benito la maleta, y por la noche aparecía en un periódico de la corte el siguiente suelto: En el expreso d esta tarde salió para el distrito de Bamba, por don e se presenta diputado, el conse- cuente liberal D Benito to Elegido y Elegido, que cuenta allí con generales bimpatías. Luchará contra el conservador D. Francisco de Sales y Tresmás. Considéraco se seguro el triunfe del primero. Este intencionado estrambote denunciaba la mano del periodista amig de D. Benito, ¡Menudo reci bimiento le hicieron en Bamba! Efectivamente; al lí todo estaba preparado para él, incluso una mullida Icama en casa del principal cacique. El elemento oficial comisiones, la banda municipal, 1, coro (porque también hay orfeón en ti Bamba) pueblo y compafiamien to, como dicen en las comedias, todos salieron á recibirle con antorchas, acompañándole ent: e vítores y aplausos hasta la casa dojide so hospedaba, á uno de cuyos balcones se asomó visiblemente emocionado p a r a dar las gracias. De tan pomposo recibimiento daba cuenta el propio D. Benito á su esposa en el siguiente telegrama, que pocas horas después aparecía íntegro en un periódico de a noche: Recibimiento i: ndescriptible; entusiasmo delirante: el mentos oficiales, pueblo, banda, antórch as, compenetrados conmigo. Salí balcón. BENITO El otro candidallo no estaba en Bamba, se había marchado el día antes á recorrer los pi eblos con sus escasos amigos, lo cua fué considerado como un dato muy gnificativo de su escaso arraigo y de i poca confianza.