Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
desgracias para reflexionar y aprender, ya que, según casi todos los moralistas, una sola adversidad enseña más que cien venturas Juntas. Esa hermosa muestra de solidaridad entre el pueblo y el Ejército y la felicísima unión de la juventud de D. Alfonso XIII con la de los cadetes de todas las Academias, vistiendo aquél y éstos el mismo honroso uniforme y fraternizando todos en el entusiasmo, son las notas características del simulacro celebrado en el campo de tiro de Carabanchel, campo que si no reúne condiciones para desarrollar en él grandes supuestos tácticos, las ha reunido suficientes para que en su recinto se celebre una gallarda fiesta altamente consoladora para los que suefian una patria uni- da, joven, fuerte y con esperanza en sus futuros destinos. El hecho de armas figurado en la dehesa de Carabanchel comenzó de esta suerte: doce piezas del supuesto enemigo, que se disponía á atacar el campamento y hallábase en posesión de las colinas que limitan por el Sudoeste el campo, rompieronel fuego sóbrelas tropas defensoras, que aguardaban en la llanura formadas en masa para acudir á los puntos convenientes. Inmediatamente maniobró la infantería defensora, dirigiéndose por unidades aisladas á los sitios designados, y la artillería del mismo bando marchó al trote para emplazar sus baterías y contestar al fuego de las contrarias: Desde este instante se empeñó la batalla, convirtiéndose en combate regular lo que- había sido sorpresa, é interesando altamente al numerosísimo público madrileño que observaba las operaciones desde las colinas que rodean al reducto llamado de Muley- Abbas. D. ALFONSO X n i SEGUIDO DE SU ESTADO MAYOR RECORRIENDO EL CAMPO DEL SIMULACRO