Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN ESPAÑOL BOER ODA la prensa ha hablado del valiente espafiol Enrique Eg (cribano, que cuando á principios HÍ: -del año últ imo fué declarada la guerra del Transvaal por el ambicioso Gobierno de la Gran Bretaña, sintiendo estallar la noble indignación en su pecho, y deseoso de cooperar con su propio esfuerzo á la causa de la independencia de os boers, movido únicamente por este generoso impulso marchó á la República Sudafrica 411 na, alistándose en las filas de bravos que iban á luchar ENRIQUE ESCRIBANO por su libertad hasta verter la última gota de su sangre. Y Á SU D E R E C H A UN P R I S I O N E R O R U S O Y O T R O FRAN- CÉS En uno do los comandos que más frecuentes y más reñidas acciones libraron con las tropas inglesas ha permanecido nuestro compatriota por espacio de cuatro meses, compartiendo con los boers las penalidades de la campaña y los peli gros de la guerra con un entusiasmo y un tesón tan grandes como si de la defensa de su patria se tratara, y peleando con el noble ardimiento que ha granjeado la admiración de todo el mundo civilizado á aquellos invictos luchadores. En uno de los encuentros más reñi dos, nuestro compatriota fué hecho pri sionero por los ingleses en unión de algunos otros individuos de las fuerzas sudafricanas y conducido á Durbán, de donde con otros prisioneros fué trasladado á la isla de Ceylán, donde sufre las penalidades de la más severa reclusión desde hace diez meses. Un llamamiento á la generosidad de sus compatriotas hecho recientemente por la prensa, dio por resultado una suscripción, con la que pudieron enviarse al prisionero algunos socorros en metálico y en especie, que al ser recibidos por el heroico joven allá en la lejana isla en que sufre su cautiverio, habrán despertado en su alma una emoción consoladora, la que necesariamente ha de producir la convicción de que no ha sido olvidado por los suyos, unida al dulce sentimiento que inspira la contemplación de lo que de la patria querida llega, con algo de su luz, y de su perfume, y de su brisa acariciadora. S I S T E M A DE D E F E N S A P A R A L A S E G U R I D A D D E L O S P R I S I O N E R O S C U E R P O DE G U A R D I A DE UNO DE L O S E X T R E M O S D E L CAMPAMENTO