Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ELT O DE ALCALÁ Sainéis lírico da D. 0. Arniolias, música del maestro Kontasinoa es OLITAí una graciosa muchacha, huéry de humilde clase. Píira librarse de los atrevimientos á que su juventud 3 su belleza la exponen, ha discurrido una treta m uy hábil que le sugirió la estancia en su domicilio de un pariente que vino á pasar unos cuantos días á la villa del Uso. El pariente compróse en la Corte un sombrero nuevo y dejó colgado en la percha el que hast a entonces habíale servido. Cierto galán que visitaba á la joven se puso un tanto fastidioso; pero aquel s ombrero colgado contuvo sus ímpetus, haciéndole ci que su dueño no andaría muy lejos. Manolita, al comprender la beneficiosa inñuencia de aquel atribuí; compró un garrote, que, colgado en la percha junto al sombrero, había de lograr el fin de hacer creer á cdantos intentaran propasarse, en la presencia de un hqmbre, del tío de Alcalá. Y, efectivamentíi el casero, que no pudiendo cobrar los alquileres quiere á cuenta una demostración de MANOLITA, Tjorcto Prado; TACORRO, niña Hodriguez afecto, y otro pretendiente importuno, encuéntranse sorprendidos y no exentos del natural temor que debe infundir en circunstancias tales un sombrero junto á un garrote, y ambos á dos en una percha. Con una porción de incidentes cómicos en que la gracia no va á expensas de la naturalidad ni de la verosimilitud; con un diálogo lleno de felicísimas ocurrencias; coa sitaaciones de tanto efecto como la aparición oportunísima de un verdadero tío, cuya generosidad de. enlaza el saínete, y con unos cuantos números de música tan agradable como hábilmente intercalados, complétase la obra, que ha obtenido el éxito mas franco de la temporada actual. Bastará decir que I.o reto Prado hace el papel de Manolita, para comprender la donosura, la observación y el talento con que lo interpreta, y que la señora Guerra, la niña Rodríguez y los Sres. Chicote, Rodríguez y Molinero tienen á su cargo los demás tipos de la obra, para suponer la perfección del conjunto, motivo por el cual, tanto como por el indudable mérito del saínete, el público llena todas las noches el teatro Romea. E. C 0 NTKERA 8 Y O AMARGO MlPr FOTOG. CIFUENTES