Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÚLTIMA HORA Pero hija, ¿por qué te enfadas? Mire usted que es mucho cuento que tengas que recibirme siempre con el mismo gesto! ¿No sabes en dónde he estado? ¿No sabes de dónde ven o? Te consta que por las noches me paso, á la fuerza, el tiempo con la pluma y las cuartillas trabajando como un negro, ya extractando telegramas ó estirando algún suceso ya insultando al pobrecito autor del último estreno, ya hablando mal de Rodríguez, llamándole á Gómez necio, ó diciendo que el ministro de Agricultura y Comercio no sabe lo que es el campo ni lo que es retor moreno, que es decirle que no sabe nada de su ministerio; ya juzgando á vuela pluma el libro que hace un momento me ha enviado bajo sobre el autor que lo ha compuesto, y que soñó con la dulce ilusión de que lo leo; l u ya arreglando la sintaxis de un comunicado de esos que aunque el público, maldito si se preocupa de ellos, el interesado paga la línea á setenta céntimos, salvo el caso en que sucede que es convencional el precio, poniendo en limpio un anuncio, hablando por el teléfono, oyendo á la estudiantina de El Madapolán Espeso, que á las dos de la mañana viene á darnos un concierto para que luego digamos que el director es un genio y el cabo de panderetas más Chapí que Caballero; ya asistiendo á la apertura de algún establecimiento, donde á cambio de unas pastas y una copa de veneno me exigen que eche un discurso breve, inspirado y enérgico; ya acudiendo presuroso, si avisan que hay un incendio) á recibir empujones de guardias y de bomberos V así sucesivamente, granice ó haga viento ó caigan chuzos de punta ó haya de nieve dos metros, te consta que me paso existencia en todo eso, qué vienes con preguntas indirectas de mal género, dándome á entender con ellas estás rabiando de celos? que I las horas en que yo ando per Madrid yendo y viniendo, tropiezas con duquesas, o con guardias, serenos y montones de basura, una infinidad de perros! que ocurre, por lo visto, que siempre que yo vengo ti tienes ganas de charla, cuando yo me estoy durmiendo... I aturalmente! ¡Ya llevas más de ocho horas de sueño... I Con que déjame tranquilo I que duerma como un borrego, ¡cuando despierte, entonces 8 venirme con celos, porque ahora soplo la vela, ten por seguro y cierto que oirás, en vez de razones, ¡u os ronquidos tremendos! a FÍLix LIMENDOUX DIBUJOS D B ESTBVAN