Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A primavera viene. Los átomos se inflaman en luz esplendorosa baña los sin cesar, y montes y llanuras se orean y embalsaman y rugen con estrépito las olas de la mar. En el crisol inmenso donde la de donde surge el soplo fecundo en invisibles gérmenes se agita, el misterioso espíritu, potente y vida brota, del amor, salta y flota creador. L y. n prados y jardines, claveles y amapolas la brisa tenue y suave ¡lerfuman al nacer, y embriáganse los silfos bebiendo en sus corolas el néctar de los dioses, la esencia del placer. Hirviendo por las venas la sangre corre á impulsos y un estremecimiento que conmueve en sus entrañas del universo- innndo del balito inmortal, llega á lo profundo la mole colosal. ¡T a primavera viene! Remózase la tierra; las flores dan al valle su aro; na embriagador, y entre el espeso bosque de la empinada sierra de arroyos y torrentes escúchase el rumor. Doncell is coronadas de rosas y de nardos, el símbolo magnífico do eterna juventudl mancebos vigorosos, apuestos y gallardos, radiantes de alegría, de fuerza y de salud, saltando en el follaje de la floresta umbría elevan á los cielos el himno del amor y entonan dulces cantos de excelsa poesía al Dios de las alturas, al genio creador... ¡Todo palpita, todo brillante centellea repleto y saturado de savia juvenil; la tierra se estremece y el cielo se caldeal... ¡Oh magia de los dias espléndidos de Abrill SMBSIO DELGADO DlnUJO DB VÁRELA