Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
no calla jamás; estrecha y tortuosa como un mal pensamiento, pero tan abierta por los costados con sus espléndidos comercios y sus numerosas ¡ervecerías y cafés, que, siendo estrecha, se la jreería anchísima, y siendo de dificultoso trazado, parece vía recta hacia el pedazo de cielo intensamente azul que asoma sobre los tejados de sus casas como banda de torneo celeste y con flecos de oro. Imagínense los lectores un nervio, ¡qué cosa tan feal por el cual pasara una sensación de alegría, cué cosa tan hermosa! y figúrense el nervio abierto y la sensación relampagueante en toda su extensión y tropezando en su huida con puestos de flores; pues así es la calle de las UN BtNCtfN DE LA. PLAZA NUEVA C- Sierpes: un nervio feo y larguirucho, pero abierto, para que se vea toda la hermosura de la alegría de vivir dando tropezones en los búcaros colmados de claveles. Pero el Guadalquivir ya no es un nervio humano, sino una bendición de Dios. Como rio, resulta una vía mercantil de primer orden, pero como orillas vale todavía más que como río. Siguiendo su corriente se va al mar; siguiendo sus márgenes, á la propia gloria. Bien sabe la Torre del Oro dónde está colocada: haciendo centinela al Banco de España de los ríos! De la Sevilla monumental se puede decir tanto, que yo opto por no decir casi nada. ¿Quién no conoce su hermosa Catedral, emporio del arte, su soberbio Alcanzar, su magnífico Ayuntamiento, su célebre casa de Pilatos, la espléndida fachada del palacio de San Telmo, y cien y cien maravillas más del arte, tan pródigo con la ciudad ganada por un Rey santo para delicia de ojos pecadores? Mas Sevilla quiere también, y haga Dios que jamás lo consiga, ser una población severamente europeizada, como diría el Sr. Costa. Quédense las calles tiradas á cordel para las ciudades del Norte, hermosamente so- as, que construyen sus vías anchas y rectas para que se pasee cómodamente el Invierno, un señor de edad asmático al cual no le gustan esquinas ni sorpresas. Sevilla es la ciudad predilecta de la Primavera, muchacha caprichosa, alegre, soñadora. t: v -áií -SEBVIDOK DE U iJiD