Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
gíJiS Ti iii f i j. í) -J LA TORRE DEL ORO SKVIIvIvJL IKMPRE es la hermosa ciudad del Guadalquivir una actualidad, porque el que la ha visitado una vez no la olvida jamás, y el que no la ha visto nunca sueña con ella constantemente; pero cuando el calendario marca la entrada de la Pri mavera y las flores de a l m e n d r o se deshojan, X A pareciendo en el aire la última nevada, y los campos verdean y el cielo empuja á las n u b e s con su manto azul, entonces todos los españoles, y muchos que no lo son, nos acordamos de Sevilla y hacemos coro á los hermanos Alvarez Quintero, cuyas estatuas, andando el tiempo, y si los sevillanos son agradecidos, figurarán en las columnas de Hércules con más ropa, gracias al opimo trimestre, que los actuales ociipantes. ¡Sevilla! Su nombre parece ya un poco de música, y en boca del sevillano ausente de su t! ciudad natal tiene acentos y tonos de saeia. Ko hay m á s que oir hablar á cualquier h e r m o s a sevillana de su pueblo, y en la melancólica nostalgia d é l a s cedas y las elles difícilmente pro- nunciidaa, parece que se adivina- KKtíMtoHSJÜ UJli UiUAKKJaKA lü fcl. J A K l í i M toSLiAV A aquel manso viento perezoso que M apenas mueve las copas de los naranjos y los haces de las palmeras de la Plaza Isueva. Y según va recordando las preciosidades y excelencias de su adorado pueblo, dijérase que esa sevillana devuelve, con los ojos llenos de fuego, todos los piropos y todas las flores que á ella le echaron sus compatriotas; y cuenta que con e as flores podrían hacerse innumerables ramos, pues nada hay en Sevilla que m á s se prodigue. Las sevillanas las prenden en sus cabellos, pero los sevillanos las llevan en la boca; pasa una mujer bonita de la aristocracia, de la clase media ó del pueblo, y ¡zas! los hombres a b r e n los labios, y el suelo de la calle de las Sierpes, supongamos, queda cubierto de flores, con algunos oles para atarlas. PLAZA DE 3 AX PEDRO. 0I3 CO DE PIL N! ¡T a calle de las Sierpes! No hay calle como esa en ninguna ciudad del mundo. Calle que