Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL TORO H J sí A V ít ÚMEDO el belfo, la cerviz erguida, retadora y altiva la mirada, airoso el bruto plántase en la arena desafiando al mundo con las astas. Él es el amo entonces; del peligro no se asusta, ni tiembla, ni se espanta, V contra el enemigo noblemente en impetuosa arremetida arranca. Ni el obstáculo grande le intimida, ni el castigo le arredra ni le para, que el trapo que le burla le enardece y es el hierro acicate de su rabia. Si le detienen aceradas picas, cuando el morrillo poderoso sangra, con nuevos bríos al ataque torna, con ímpetu mayor vuelve á la carga. ¿Que una montaña se le viene encima? con bravura hace frente á la montaña, y aplastado y deshecho bufa y muge, V heiido embiste y moribundo ataca. Es nuestra tierra, nuestro pueblo Tifene la noble ceguedad, la sangre brava que á estrellarse ante muros formidablen arroja siempre á la infeliz España! Juegan con ella los traidores diestros que al redondel la empujan y la arrastijan, V aprovechando su leal arranque la hostigan y la hieren á mansalva. Sm que la haga ceder en el empuje la zarpa dura que su piel desgarra, encida siempre en desiguales luchas ae en la arena sin volver la cara. Poique el riesgo no mide, y á la muerte llega, siguiendo al trapo que la engaña, alti a y fiera, del agudo estoque en el hierro con ímpetu se clava. Xuestro emblema es el torol Por sus vei ias lorre el sagrado fuego de la patria I t or eso alguien ha dicho que debemos poner su efigie en el escudo de armas, SiNESio DELGADO 5 Vi