Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÍLIORD Nace el becerro, que mur e de? de su más tierna edad, y apenas en libertad, da. ya muestras de su empuje... SÍ empezaba unas décimas calderonianas (de los Calderones de Alcalá de Guadaira) cierto cortijero amigo mío berrendo en poeta. Y si nos hemos de remontar á los aborígenes del toro- ¡oh señores académicos de la Muñoza! -nada más adecuado que tomarla desde luego con el becerro. Sin embargo, el empuje de que hablaba mi amigo el poeta, no deja de ser una suposición prematura. Si bien es verdad que todo toro ha sido becerro, todo becerro no llega á ser toro. Los hay que fracasan y se quedan en bueyes p a r a provecho de la agricultura, y aun de la industria y el comercio. Señores: la crianza y educación de las reses destinadas por su dueño al redondel, es uno de los más arduos problemas que h a dejado sin resolver el siglo x i x ¿Por qué de los toros de una misma ganadería unos salen bravos y otros no? ¿Por qué los cruces de castas escogidas resultan la mayor parte de las veces contraproducentes? -No se soba ná- -me decía Lagartijo. -Y nuestro gran Califa era voto en la materia. Eligió las mejores p u n t a s de vacas y los más aplaudidos y acreditados toros padres; compró ó arrendó los pastos m á s excelentes; hasta crió á los bichos con jabas y trigo; y con eso, y con u n a competencia y u n cuidado y u n a fortuna I que le costó la prueba de meterse á ganadero, le salieron mansos. No se sabe ná. Lo único que se h a sacado en limpio, tras experiencias y ensayos repetidos, es que á los toros les sucede lo que decía Gambetta del anticlericalismo (y ustedes p e r d o n e n la comparanza) que no son artículo de exportación. Veragua ó Aleas, no dan resultado en Andalucía (con sangre de Veragua intentó su empresa Lagartijo) Miura, Concha Sierra, Ibarra, Saltillo, Cámara, no se aclimata- -Srf EN LA DEHESA