Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ORILLAS DEL MANZANARES Y CAUCE DEL RIO EN LA ACTUALIDAD EOT. ASENJO MADRID NUEVO CANALIZACIÓN D E L M A N Z A N A R E S JE haberse realizado los muchos y excelentes proyectos y mejoras propuestos desde algunos años á la fecha, Madrid, este pobre y olvidado poblachón, estaría ya á la altura de las más pulcras y adelantadas capitales del mundo civilizado. Ahora parece que se nota alguna actividad con respecto á la tantas veces proyectada canalización del Manzanares. El Ayuntamiento de Madrid, por iniciativa del anterior presidente el duque de Santo Mauro, abrió un concurso de proyectos para dicha canalización y embellecimiento de aquellos sitios, ofreciendo un premio de cuatro mil pesetas al mejor. A ese concurso se ha presentado un proyecto nada más, obra, según se dice, del arquitecto D. Mauricio Jalvo. El proyecto de referencia comprende la desviación del cauce del rio hacia el interior de la capital, canalización del mismo desde el Puente de los Franceses hasta el de Toledo, y la construcción de dos paseos de treinta metros de anchura cada uno á ambas orillas, adornados de elegantes edificaciones, bancos y embarcaderos. Para dar al río un caudal de agua que hoy desaparece entre las arenas, propone el autor en su Memoria la construcción de una presa subálvea junto al Puente de los Franceses, que recoja todo el líquido que llegue por la superficie y entré las capas de arena; sobre dicha presa se implantará un muro dividido en once espacios, provistos cada uno de dos compuertas giratorias colocadas á diferente altura, con objeto de regularizar la entrada del agua y darle la dirección que convenga. De este muro, y unido á él, arranca el cauce artificial, del que forman parte integrante dos colectores de un sistema nuevo en sustitución de los muros de sostenimiento. Para embalsar el agua del río se construiría cerca del Puente de Toledo otra presa de compuertas, con la cual se conseguiría un depósito de millón y medio de metros cúbicos de cabida y un salto de agua de diez metros de altura. Así se regularizaría el gasto durante el estiaje, obteniéndose cuatro mil litros por segundo; es decir, ochocientos caballos de fuerza en doce horas. De la Cuesta de San Vicente al nuevo paseo proyectado, que va desde el Puente de Toledo hasta los Viveros, se descendería por dos rampas dispuestas á ambos lados del Asilo de Lava- nderas (edificio que ya no tendría razón de estar en aquel lugar, porque no habría lavaderos en todo el trozo canalizado) En el triángulo que queda entre las rampas y el nuevo paseo proyecta el autor una gran plaza con un monumento conmemorativo en el centro. La comunicación de ambas orillas del Canal se verificaría por medio del heriTKJSo puente monumental que puede verse en la fotografía. El coste de toda la obra, incluidas las expropiaciones indispensables para efectuarla, no llegaría á ocho millones de pesetas. ¿La veremos realizada? ¿Se hará el milagro? Si así fuese, ¿quién iba á pensar en irse de Madrid en verano teniendo el puerto á la puerta de casa? ROBERTO DE PALACIO H L M A N Z A N A R E S SUS R I B E R A? A G U A P A S E O S P U E N T E S í M O N U M E N T O S C U A N D O E L P R O Y E C T O P E N S A D O SE R E A L I C E