Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
más conmovida, fué á estrechar la mano de Quintana, palacio del Senado, precedidos de los carruajes en que conduciéndole al salón del buffet y obsequiándole por iba distribuida la comisión. su propia mano. A la una y media se presentó en la tribuna que A las cuatro terminó el acto, siendo el poeta condule estaba destinada el infante D. Francisco con su cido á, su casa en regio carruaje, acompañado por los hija doña Josefa, seguida de su esposo Sr. Guell y generales Infante y Ferraz y por Martínez de la Rosa, Eenté. precedidos de otro coche en el cual iba la corona coU n poco más tarde el Consejo de ministros, de gran locada en la bandeja. uniforme, excepto Madoz que iba de frac, se presentó en el Salón de sesiones. Este acto n o tiene precedente en los fastos de la historia, como no nos remontemos á épocas lejanas, á E n la. tribuna pública se veía la orquesta y los ai- tisr los tiempos de Tasso y Petrarca. Así termina el artas del teatro del Circo, que debían cantar el himno tículo que La Época insertó al siguiente día y del que escrito por Ayala y puesto en música por Arrieta. h e tomado la mayor parte de estos a p u n t e s gracias al A las dos y cuarto hicieron su entrada SS. MM. marqués de Valdeiglesias, que h a tenido la bondad- -L a reina vestía traje de seda bordado de verde y que nunca agradeceré bastante- -de poner á mi dispoadornado con encajes, y u n precioso aderezo de brisición el correspondiente número del periódico. llantes y de perlas. El rey, de capitán general. Las Cortes concedieron por unanimidad el crédito L a duquesa de Alba, condesa de Puñonrostro, el suficiente á costear un gran cuadro que represenduque de Bailen, el conde de Altamira, el capitán genetase el acto de la cororal de M a d r i d los nación. Abierto el congobernadores civil y curso, fué elegido el m i l i t a r y numeroso notable pintor D. Luis Estado mayor, acomLópez, que c u m p l i ó pañaban á los reyes. brillantemente su coE n s e g u i d a y en metido. E n su obra se medio de la mayor cuven retratados, con rariosidad y veneración, r a exactitud, los perentró el ilustre Quinsonajes que asistieron taiía, apoyado en los á la ceremonia, cuyos brazos de Martínez de nombres consigno en la Rosa, presidente de nota aparte (1) copiala Academia Españodos de u n a magnífica la, y de los generales oda que escribió d o n Infante y Ferraz, preMiguel Agustín Prínsidente de las Cortes cipe en elogio del trael primero, y alcalde bajo meritísimo de Lóconstitucional de Mapez, que en la actualidrid el segundo, repredad posee el Senado sentando al vecindaespañol. rio de esta Corte. Quintana b e s ó las Quintana nació en manos á 8. M. y tomó Madrid á 11 de Abril asiento. de 1772, y murió en 11 de Marzo de 1857. Calvo Asensio subió á la tribuna y leyó, con Dicho. se está, que entonación hermosa, habiendo sido poeta, un brillante discurso. y además hombre honrado, no, dejó bienes Sobre una mesa cerde ninguna clase. cana al solio se hallaba la corona colocada Su biblioteca e r a en la, bandeja dé plamuy notable p o r lo ta. Ambos objetos fueselecta y por la cantir o n depositados por dad de, volúmenes. Hartzenbusch en maL o s s o b r i n o s de nos del Duque de la Quintana hubieran deVictoria, el cual los enseado conservarla, peFRAGMENTO DEL CUADRO DE LA CORONACIIJN DE QUINTANA t r e g ó reverentemenDE DON LÜJS LÍSPEZ ro tuvieron que deshate á Doña Isabel I I cerse de ella para paquien ciñó las sienes de su antiguo maestro con el gar algunas deudas que dejó aquél á su muerte, entre áureo laurel, pronunciando conmovida estas palabras: las cuales figuraban cincuenta duros que tuvo que pedir prestados á un amigo para hacerse, el traje de eti Yo me asocio á este homenaje en nombre de la paqueta con que asistió al solemne acto de su coronación. tria como reina, y en nombre de las letras como discípula. i ili! El insigne autor de Pelayo, arrodillado aún, sacó del TOMÁS L r O E Ñ O bolsillo u n papel y leyó u n breve discurso de gratitud. FOTOGEAPÍAS DE L a emoción dominaba tanto al coronado poeta, que (1) Gertrudiz Gómez Avellaneda, Carolina Coronado, difícilmente era su voz percibida por el auditorio. Rosa Butler, Teodora Lamadrid, Antonia Díaz y Fernán- Un viva á la reina y otro á Quintana, fueron repetidez, Eugenio Tapia, García Gutiérrez, Julián Romea, don dos con entusiasmo delirante. Evaristo San Miguel y señora, Francisco Orgaz, Juan de la S. M. la reina llevó el, pañuelo á sus ojos para enjuRosa, Núñez de Arce, Cisneros, Ayala, Arrieta, Flamant, gar lágrimas de ternura, que corrían también por el Llano y Persi, Villar y Maclas, Oasset, Hartzenbusch, Carvenerable rostro del ilustre anciano. los Rubio, Piquer, Heros, Sagasta, Montesino, Pedrosa, Cerro, Flores, Onis, Larrea, Fernández de los Ríos, Navarrete, Inmediatamente se cantó el himno, ejecutando á Armijo, Mesonero, Prast, Carreras, Madrazo, Audilla, Amedúo sus dos únicas estrofas l a S r a Eivas, otra tiple ro, Segovia, Dacarrete, Calvo Asensio, Viluma, Montemar, desconocida y los Sres. Sanz y Marrón. Barrantes, Galilea, Marraeí, Puñonrostro y señora, Mos, Inmediatamente la Avellaneda leyó desde la tribuEspartero. O Donnell, Luzuriaga, Santa Cruz, Lujan, Esna una magnífica oda que fué muy celebrada; Sus Macosura, Olózaga, Bretón, Ventura de la Vega, Arjona, Gil, jestades descendieron del trono, y la reina, cada vez Madoz, Lafuente, etc. etc.