Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
leste y subterráneo que ilumina la escena precediendo á Wotan en sus entradas y en sus salidas, el hermoso amanecer en el bosque y la fantástica aparición de Krda, son magníficos efectos de luz que en complicadísima combinación hace jugar el notable electricista Sr. Rodero, á cuya inteligencia está encomendado tan importante pajjel. Mecánicamente se produce el ruido de la tempestad y la mutación del tercer- acto, á cuyo sorprendente efecto contribuye el vapor, que en blancas nubes oculta la escena unos instantes, pero tan breves, que parece imposible que permitan una transformación tan completa del escenario. E s verdad que DON LUIS PARÍS durante ellos, y á la vez que los telones se levantan y las rocas corren sobre rails á ocultarse entre los bastidores, u n ejército de tramoyistas militarmente organizados contribuye á la rapidez de la mutación, fiada hombre tiene el cuidado de una cosa, y á una señal se mueven todos á la vez, y el compUcado mecanismo, sé deshace como por encanto. El famoso dragón Fafner, cuya aparición á la boca de la caverna produce tan hermoso efecto, está movido por cinco hombres, que tienen señalada s u m i s i ó n respectiva dentro del monstruo. Dos le hacen andar, otros dos CALDERA DEL VAPOR mover los ojos, que iluminan lámparas rojas, y otro abrir las fauces y lanzar el vaporoso hálito que parece acompafiar su voz, imitada por u n cantante que, provisto de gran bocina, está oculto detrás de una peña. Las decoraciones, de Amalio Fernández, son u n prodigio de belleza y de mecánica teatral. Superpuestas h a b i l í s i m a i n é n t e las dos del cuarto acto una oculta á la otra, ló que facilita mucho la tarea de. los operarios, que s 6lo tienen que cuidar de sustituir detalles en el momento de la mutación. No podemos olvidar á los artistas qije tan adriiirablemente h a n interpretado el Sigfredo. Avelina Carrera, Ooiicepción Dálhander, I n n a Tinróth, que simula la; voz del pájaro, y los Sres. Vaccari, Pini- Oorsi, Buti, La Euma yLanzoni, s o n o b j e to de entusiastas aplausos, así como el maestro Oampánini, DECORAOKSN DEL; ACTO SEQUNDO que dirige la notable orquesta, y TJUÍ S París, á quien se debe no escasa parte, del éxito por la magnificencia y arte con q u e ha presentado la obra. E. CONTREEAS re i. EL OSO DE SIGPRKDO r- T EL MONSTRUO FAFKES