Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MANUELA SEA. LASHEKAS ALFONSO SR. RAMÍREZ EL ALCALDE DE RONDA SB. MIRALLES PEPITA TUDÓ LA REINA SBA. P A R Í S fraz. Pepita Tudó, enamorada y celosa del joireii guardia, anima el cuadro con una interesante escena de recriminaciones y dulzuras qae afianzan aquel amor de que ella desconfía, y una contienda entre oficiales y majos por la eterna cuestión del feminismo finaliza aquella vigorosa pintura. En el segundo acto, Godoy aparece casado en secreto con Pepita Tudó, en cuyo ánimo despiertan la sospecha las intimidades del favorito con la augusta esposa de Carlos IV. Pepita, disfrazada de fraile, acude á la audiencia del Príncipe de la Paz, y gracias á este subterfugio, consigue de él una entrevista, que parece rehuir constantemente su marido. En el tercer acto, la Tudó, que ha conseguido de su esposo ser nombrada camarera de María Luisa, segura de la infidelidad de Godoy, le hace jurar que renunciará dignidades y honores para retirarse á vivir en paz eon su catino; pero el rey, ignorante del matrimonio de Godoy, ha dispuesto su boda con la infaritaMaría Teresa, y así lo comunica á sus íntimos, á quienes ha invitado á tomar un chocolate para transmitirles la feliz nueva. La ambición de Godoy puede más en él que toda consideración, y se propone aprovechar aquella ocasión de satisfacerla anulando su matrimonio secreto con Pepita Tudó. T así lo hace, porque en el momento de la boda, cuando Pepita va á revelar á la corte la infamia de que es víctima, el hijo de ambos, que inesperadamente se presenta á ofrecer un ramo de flores á la desposada, sirve de dique al vengativo impulso do la madre, que prefiere renunciar á todo para librar al niño de la terrible amenaza que Godoy formula en términos que solamente ella puede comprender en toda su magnitud terrible. Con decir que el papel de Pepita Tudó estaba á cargo de María Tubau, basta para comprender los primores de ejecución con que lo esmaltaría. En cuanto á los demás, justo es enviarles un entusiasta parabién, ya que lo limitado del espacio no nos permita hacer de cada uno la mención especial que merece. E. CONTRERAS EL PRÍNCIPE DE LA PAZ ESCENA FINAL DEL ACTO CUARTO FOTOaRAPÍAS FRANZEN