Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Mo I9oI MKMM aplPü 7 ei 7 to de granco; f ío fc fc fc 170177? 7- COSTUMBKE 3 SOCIALES EL PROLOGO DEL MATRIMONIO IBDEMOS el tema del matrimonio, tema interesante siempre, mucho más en 1 luestro país, en que todavía es un axioma que el casarse es la única carrera de la mujer; carrera, por otra parte, la más difícil de todas después de ingresar en ella, porque no falta una suegra dispuesta á dar continuamente un suspenso. Pero la materia constituye una verdadera odisea ¡y tanto! desde el momento en que se busca la novia, hasta el del divorcio, ¡Jesús! hasta el del enlace, y así la desarrollaremos en varios capítulos, tratando hoy del prólogo. La cuestión debe de plantearse así: ¿Qué es lo primero que debe de hacer el que piensa casarse? Buscar ¿novia? No, la novia no se busca, se encuentra al paso. El amor tiene la espontaneidad de la luz. Lo que debe de buscar es un amigo que le ponga en contacto con la familia de la elegida. Cuestión bien planteada, cuestión medio resuelta. Este amigo procurará que los muchachos se vean para tomar apuntes del efecto de la mutua impresión, y si es favorable, enterarse por anticipado de muchos menesteres no despreciables, como la dote. Se me olvidaba decir que el amigo ha de ser de edad muy madura, por si acaso al averiguar el caudal trabaja por cuenta propia y carga con él y con la chica. ¿Dónde debe de verificarse esa entrevista? En una reunión, en un baile, en una visita pactada entre ambas familias, en una comida íntima, que es lo preferible. Conviene no poner en autos de lo que se trata á la niña; basta que sepa que gusta al convidado. Así no perderá con la emoción la gracia y la naturalidad, y podrá juzgar fríamente al que aún no conoce como á galanteador. Por supuesto, que no se acabará la sopa sin que la protagonista se coma también la partida. El mismo amigo es el encargado de revelarla el efecto producido, si ella queda complacida; en caso contrario, se guardará bien de decirla nada. Suponiendo que las cosas marchan viento en popa y que la muchacha es juiciosa y medita su resolución, el pretendiente demostrará su buen gusto absteniéndose de asiduidades comprometedoras y encerrándose en exquisita corrección hasta conocer el resultado... de la comida Mientras, dedicará sus atenciones á la madre y eso irá ganando para luego. Obtenido al cabo el sí por mediación del amigo (el Pentateuco, cuyas son estas noticias, ignora la existencia de rejas, balcones y cartas propter famulam, que echan el si por delante) viene la petición oficial de la mano. Debe de formular ésta el padre del novio, y si no le hay, un amigo de edad (exigid siempre la edad) El traje del emisario será el de visita de cumplido. En tal entrevista habrá de tratarse con entera lealtad la cuestión de bienes de los nuevos cónyuges. La novia no asistirá á la conferencia, salvo el que lo exijan las circunstancias, Una vez dado el paso solemne, el futuro, vestido igualmente, hará su primera visita como tal, visita afectuosa, sin exageraciones, y al retirarse su prometida se adelantará á tenderle la mano, iniciativa que la corresponde como prueba de confianza al que ha de ser su marido. Y aquí se queda por hoy mientras se cincelan los anillos nupciales, que veremos cómo han de ponerse, en otro artículo. ESTHEK DE SÉLÉNY