Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EGÚx las observaciones astronómicas hechas por algunos sabios extranjeros, no será difícil que en el presente siglo xx los habitantes de la Tierra puedan cambiar impresiones con los de otros mundos, que hoy sólo podemos contemplar con el auxilio de poderosa lente. El famoso Tesla supone que si. el problema no se resuelve en absoluto, por lo menos se conseguirá establecer comunicación entre los planetas que más gozan del favor del piiblico (Marte y Venus muy especialmentej con la Tierra, á la cual tenemos el honor de pertenecer. De la Luna nada puedo afirmar, porque la pobre sigue en entredicho, y mientras unos aseguran que se ven con el telescopio grandes. cordilleras de montañas, y afirma Oharbonneau que ha visto salir humo, el cual bien pudiera ser procedente de algún cráter ó de alguna cocina, hecho que fundamenta la opinión de que la Luna está habitada, otros juran á pies juntillas que la Luna es un mundo muerto, ó por lo menos que está en las últimas, atribuyendo el humo de que habla Oharbonneau á que en el momento de la observación algún ayudante del gran astrónomo estaría fumando delante de su telescopio. De Mercurio también se han hecho interesantes observaciones, notándose que los domingos aparece este planeta eminentemente comercial, con una franja blanca en la que se advierten algunos caracteres y signos ininteligibles, que, según autorizada creencia, tra- (lucidos á nuestra lengua quieren decir: Este planeta I ii ii! i i h 3 -llM 111. I l r. 1- -i l i I: H I- -iM i ii l.i l.i 1 r! NI. (I. I I a i- r i I lU C I iri ri il ¡r: ii,i. M- u. i M 11 1 r! -i l 1,1 Marte ciertos puntos movibles y brillantes, que bien pudieran ser las ho as de los sables de un escuadrón iie caballería; porque esa es mi duda: si es. cierto que esos planetas están habitados, qué razón hay para que dé la misma manera que nosotros les observamos á ellos, ellos á su vez no nos observen á nosotros los de la Tierra? Y ¿quién sabe si acercándose cada vez más m u t u a m e n t e gracias á la potencia de 55? los aparatos astronómi i: í? í: í? r SP cos, no se reflejarán á un tiempo las imágenes de los hombres de otros planetas? ¿Qué les pareceríamos nosotros á ellos? ¿Y ellos cómo serán? ¿Llegarán á la estatura de Salvany, ó pasarán de la de Aguilera? ¡Qué terrible curiosidadl Yo fío mucho en la palabra de los astrónomos, y cuando ellos, según he leído rei icntemente, aseguran que llegaremos á ponernos en comunicación con otros planetas, es cosa de creerlo. Y entonces, aprovechando como vehículo el globo, que ya será perfectamente. dirigible, ó el aparato volador para los que puedan permitirse ese lujo, iremos visitando á nuestros queridos compañeros de planeta. Los militares visitarán con preferencia á Marte; los ópticos irán á Mercurio, y los admiradores de la belleza, los artistas, harán su viaje á Venus. ¡Qué porvenir para ¡as agencias de emigración! Porque del mismo modo que antes se buscaba la fortuna en América, ahora se deseará en los nuevos planetas, -y ya, naturalmente, sustituiremos lo de Ha llegado, procedente de la República Argentina, el vapor Tal por lo de Ayer ancló en la Puerta del Sol el globocorreo de la Compañía Madrileña, procedente de Marte Y como, si lo viera: al año siguiente de ponernos en relaciones, como tengamos alguna influencia, ya. verán ustedes como hay sus corriditas de toros en Marte y deinás mundos. ¡Si don Tancredo conserva para entonces sus facultades, no les podíamos mandar como presente cosa inejor! Lris GABALDON sp DIBUJO D E X A U D A R Ó