Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TRAJES PARA NIÑOS Generalmente, y cuando no aiua víctima por lo molesto lel traje, u n niño disfrazado es una criatura feliz. Entre los recuerdos gratos que m á s y mejor suelen acompañarnos en) a vida, los días de Carnaval, aquéllos en que nuestros padres, con más ó m e n o s acierto y gusto en la elección del disfraz, pero con c a r i ñ o incomparable, nos enseñaban y lucían como si filé r a m o s seres nmaoa vistos, son de las impresiones m á s grabadas en el alma. Un niño, á no estar mal educado, no se, cree nada, ni suele pensar en su persona si va vestido de paisano pero u n niño disfrazado se cree algo; y aun cuando nada sepa acerca de la vida y hechos del personaje q u e representa, instintivamente se identifica con él y por nadie se cambia. estrecha piel blanca y borlas doradas. El pantalón es de punto azul; creo que no estará de más la f r a n j a dorada. Los guantes, de gamuza gris; dorado el puño del sable y doradas las espuelas. De m o d o que ya lo ven ustedes; se trata do im precioso disfraz, realmente espléndido. Puede hacerse de merino; pero ¡ay! no hagáis tal cosa, padres que tenéis hijos y buen gusto, porque es u n agravio á los angelitos y á todo. La peluca se impone, pero se impone más todavía un buen sastre. Ko todos éstos sabrán hacer con lucimiento u n traje de tal categoría. E n cambio, otros muchos disfraces hay que exigen menos escriipulosidad, y que hasta pueden ser caseros h e c h o s en casa, quiero decir. NAPOLEÓX I O F I C I A L POLACO XArOLEOX I CABDENAL Dígalo, si no, este pequeño Bonaparte, que se considera frente á las Pirámides. Sn traje pocas explicaciones necesita. El sombrero es de terciopelo negro; la casaca, de paño verde; dorados los botones; de punto blanco el calzón; de piel mate las botas; de paño blanco el chaleco y de paño gris el capote. Dependerá de la í- alidad de las telas, naturalmente, que sea u n disfraz más ó menos asequible; pero este es uno de los muchos trajes que no admiten cua! c uier teji lo, sino paño de regular calidad por lo menos. Esto siempre se arreglará mejor que si las botas no son como deben ser: de buen material y bien hechas. Ki r. Por. V o Con este traje si que pueden lucirse los pafxís adinerados. El chascás está forrado de paño grana; trent illas doradas forman las cuatro aristas; la cubierta es de charol negro, y el penachito de f) luma blanca. líl dormán es color grana; dorados los cordones, los botones y las insignias; lleva piel blanca alrededor. La polonesa es azul, con cordones, bellotas é i n s i g n i a s dorados. Azul, encarnado y dorado, hecho de cordones, el cinturón. L a s botas llevan suarnición de De Su Eitninencia h ay no poco que decir. A más de tratarse de un disfraz quetiene cierta originalidad, es innegable que resulta cómodo y fácil de hacer. Puede ser más ó menos lujoso. Esto dependerá de la tela. La vestidura e s blanca: debe ser de fino paño; hay quien prefiere el gro; de este tejido es la faja, hecha de magnífica cinta blanca con encarnadas borlas de seda en cada extremo. La mano derecha sostiene el pectoral; la izquierda hice el anillo. La esclavina es de terciopelo rojo; el birrete m á s parece capuc: ha; lleva u n a tira. blanca en el borde; la piel, blanca también, que rodea la esclavina, es de cisne. Zapato blanco de paño. Y los blancos y pequeños botoncitos pueden ir forrados de la misma tela, como también pueden ser de los llamados de pasamanería. Este traje, hecho de merino ó do ca- chemir, es económico. Que se diviertan los nenes; que disfruten sus padres. Para aquéllos es la vida. Kosotros, al día siguiente de toda diversión, exclanuimos con honda pena: i Y a pasó! Ellos, riendo, dicen: ¡Y a volverá! Que vuelva, sí, con t a n t a s risas como confettis, tantas ilusiones como colores, y t a n t a s esperanzas como serpentinas. De las que no se rompen. M A D DE M E S S Y FOTOGRAFÍAS REUTLINGER i CARDENAL