Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
T l II HUM. 4 MANON KtÍM. 5. EOSINA NÚM. 6. ROXANA Iv DK 1901 qué atenerse. Tan conocido es dicho estilo que tiene además la ventaja de hallarse bien representado, lo mismo en modesta tela persa que en lanillas, en seditas finas ó en soberbios rasos y terciopelos. 6. EosiNA. -Esta sevillana, que á más de corta y blanca mantilla de blonda echada hacia la espalda, lleva prendida en los hombros una vistosa capa torera luce falda fondo obscuro con flores de claros matices, dos anchos volantes de blonda, también blanca como la mantilla, flor encarnada cerca de la frente, chaquetilla de terciopelo verde obscuro con alamares, caireles y bordados de plata y de colores; larga cadena de oro; zapatos y medias encarnados. Ñi en lana ni en percal es fácil hallar tejidos que den realce á este disfraz, pues por lo mismo que las Rosinas abundan tanto en Carnaval, conviene dar sello de distinción á la vestimenta, sin quitarle nada de su donaire, nada de su carácter. 6. R XAN A. -El amor de Cyrano: la misma que viste y calza. Pero no la risueña espectadora del palacio de Borgoña; no la gentil é impresionable dama de la Hostería de los Poetas; tampoco la enamorada novia del balcón ni la valiente esposa del sitio de Arras, sino la triste viuda recluida en el convento de las Damas de la Cruz. Ello quiere decir, señoras y señoritas, que el traje éste no es alegre, mas no que sea feo; al contrario: tiene belleza, elegancia, distinción, melancolía Es interesante Es, en fin, disfraz que favorece mucho. De no entrar en tus planes, lectora, hacer el vestido con todo lujo, hazlo de crespón de lana con viso de seda, sin más adorno que ese puño de blanco encaje al final de la manga; ésta, como verás, termina antes de llegar á la muñera. E n el descote, igual adorno. El blanco camisolín de muselina forma ese ancho cuello babero Y esas tocas que parecen alas de negro tul, parecen al propio tiempo un sombrero; esas tocas de viuda no sabes t ú lo bien que sientan al rostro, gracias también á la rubia cabellera. Y ahora, á divertirse, á disfrutar de lo lindo con tan lindos disfraces. Deseo á las Cleopafras igual belleza y mejor fin á las lionnes, menos originalidad; á las aldeanas, sencillo contento; á las Manon, recato y sentimiento; á las Rosinas su correspondiente Almaviva, y á las Büxanas más acierto para conocer al hombre que quiere de veras. H e dicho. MAIX FOTOGRAFÍAS EE 0 TLINGEK DE ML PSY sa franja y esos arabescos; el chai de esta rnada y rosa, de tonos vivos, garó ó bolero salvo algunos exagérale hoy usamos, ha de ser de terciopelo neestilaron entonces. La falda forma detrás iño va unido á la falda, ostentando en el lae de no ser tejida en la propia tela, lujo Y luego se cose (claro está) El peinado es á ibrero; gasas y rosas blancas sírvenle de iodo de bridas colocada, termina en lazo, tacones. Medias encarnadas de seda, las económico que los otros ya citados. que sean imitación perfecta de las que lo, el raso y el gro. el delantal, de raso blanco; el corpino, los n esas guarniciones de oro. El candsolín, za el precioso adorno que veis, hecho á lor) muy fruncido, de seda blanca. Collar, de telas tan buenas; con acudir al satén, al los matices y no dejando de hacer el cor) mto, vistoso. Las botas son de fina piel o muy larga; el consabido pliegue Watteau mieado; colores vivos; ruche ancha, de seda ruche idéntica, si bien iruls estrecha al tiche todavía más estrecha, sirviendo de al á los dos rizados volantes que guarnecen) lanca sobre dicho peto. Peluca blanca; discnpañados de u n lazo de terciopelo negro, blanca; zapatos de raso, blanco también. k para que en todas las tiendas sepan á