Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NÚM. 1. CLEOPATRA NÚM. 2. LIONNE NÚM. 3 ALDEANA SUIZA CJLnrí JLYJ 5 LEOi ATKA. -Kste traje, que quiere ser egii) ci (i, viene á resultar una fantasía s l) re uuitivos de la vestimenta con (jue adornara Cleoj- zatra su niagiiítica persona. Jíequiere este disfraz algún gasto. Requiere manto de una especie de tul fuerte, negro, con bordados de oro; reíiuiere túnica de gasa ó de t: resp (3 n blancos, con largo cinturón cuajado de pedrería; requiere galones de oro y piedras, repartidos en el busto, donde á más de varios collares que aspiran á s e r perlas y esmeraldas, ostenta esos bordados en. serlas de colores, galones y trencillas de oro. JCl calzadf) caj) richoso; también, queda convertido eir zapato. El tocado, i. aualmente fantástico, resulta lo que ustedes ven: un casquete hecho con brillante tela de oro. Suelto el cabello, larga la túnica y cortas las mangas, no menos ornadas con perlas y oro. Poco ó nada puedo decir en pro de la economía de este disfraz. En nd sentir, con gasa de seda, ó con raso, quedará igualmente vistoso el manto. Sea (5 no transparente la tela, ha de ir forrada de seda negra. Esas placas aparentan más valor lel que realmente tienen; se ad (juieren sin gran desembolso. El manto y la tiínica son los más exigentes. Los dorailos dibujos pueden hacerse (Copiando adornos egipcios, que tanto abundan, basta en muchas Kevistas de modas, en modelos destinados á cortinajes, almohadones, tapií Cs, etc. 2. L i o x x n -De este modo se llamó en 1840 á la nuijer de moda, elegantona, de maneras algo lesenvueltas, aficioiíada al ponche caliente y al champagne helado, y según cuentan las cnjnicas, aficionarla tíuubién á las armas, á la eiiuitacirin y al tabaco Pero nada de ésto impedía que su primer cui lado, no bien despertaba, fuese consultar con modistas de trajes y sombreros u- a encargarles ca la día algún rmevo vestido y distinto tocado. Me figuro que entre las toilettes que reuniera este di o do nuijer una ile las que más debieron agradarle y end) ellecerla debió parecerse á ésta; toilette c; ue, según tengo entendido, se libró le que la ridiculizase Gavarni, el célebre caricaturista. También entonces se estilaba el oiítoirí, y la otra seda llamada pekín, que hoy hace furor: seda de que está hecha esta falda, que apenas llega al suelo; tela cuyo color es gris perla, con rayas negras, Anas, arrasadas, y florecillas de pálidos nuiti es, arrasadas también. Asimismo iraede hacerse la falda ésta con otrf) S tejidos menos ricos, siempre que guarden la posible semejanza con lo que llevo explicado. Conviene que el dial sea de seda, con liomie es de gro verde; la guarnición, ene l a chaquetilla, que hoy llamaríaroos dos detalles que diferencian ésta de las c gro, verde ó azul obscuros, que es como t ancho pliegtre Watteau con caídas; el cor delantero la misnux guarnición de rosas, difícil y costoso, se compra por separado bitcles; de paja casi blanca el enorme so adorno; y una cinta, blanca también y á i Zapatos negros de charol, sin exagerado; 3. ALDKAXA S U I Z A -E s un disfraz Admite mejor las telas modestas, siempr son lujosas. E n esta categoría, el terciopí Por ejemplo: la falda, de gro encarnadc tirantes y el cuello de terciopelo negro, c de tina gasa ó batista blancas. E n la cab (modo de sombrero (que parece una gran brazaletes y adornos de oro. Mas ya he dicho que no hay necesidad percal ó á las lanillas, teniendo en cuente piño de terciopelo, el efecto es siempre b negra. 4. MAXOX. -lístilf) Pompadour; falda n en la espalda; tela buena; fondo blanco, blanca, picada, cosida en el borde inferió terminar la soíirefalda, que es ce paniers; marco al descote; peto de encaje; éste igu las mangas; y además tres lazos de seda 1 tantes de la frente, capullos le rosas, acó como la cinta del cuello. Medias de seda con lazo bastante abierto. Xo hay más t ue pedir tela P o m p a d o a