Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL BANCO DE LA PLAZA -Petra, saca la capa esta noche, que mañana vamos tos los concejales á la fiesta de la iglesi- a. ¿Con capa en el mes de Julio? -Ya se conoce que eres de Madrid, que no sabes las costumbres de estos pueblos. E n cualquiá tiempo que sea, el Ayuntamiento Ya á la fiesta del pueblo con capa. Con que, hala, sácamela desiguida pa que se airee, que si no golerá á alcanfor mucho. -Ahí está el señor ingeniero. -Entrusté, D. Antero; ¿quiusté cenar? -No, señor alcalde; lo que quiero es que me diga usted qué fiesta hay mañana, y si será larga. ¿Pues no sabe usté que es San Lamberto? ¡Ni que fuá usté judío! ¡Es que lo soyl- ¿Qué viene usté aquí contando, hombre de Dios? -Sí, señor; yo soy alemán y judío desde que nací. -Pero me caso en los judíos; ¿no icen que hubo un rey que los espabiló á todos y los echó á todos de España? -Sí, señor; pero algunos hemos vuelto. (Riendo. ¡Miusté que le pongo u n oficio al gobernador! ¿Judíos en este pueblo? ¡Melchor a! ¿Qué quiés? ¡Aquí está el ingeniero, que ice que es judío! ¡Pequeños! (Vienen los niños. Venir aquí. ¿Os acordáis de los pasos de Semana Santa en Zaragoza? -Sí, siñor. ¿Os acordáis de aquellos judíos que le dan azotes á Nuestro Señor? -Sí, siñor. ¡Pues aquí tenis á D. Antero qu ice que es judío tamién! Los chicos. ¡Amos á apedréalo! La Melchora. ¿Pero, D. Antero, cómo tiene usted valor de icir eso? -Pero, señora Melchora, en el mundo hay judíos y cristianos, y moros, y protestantes, y yo nací en la religión de mis padres. ¿Tamién sus padres de usté son judíos? ¡Pues vaya una familica pa ahórcala! -Vaya, vaya, señor alcalde, dígame qué fiesta hay mañana, porque si dura mucho tiempo aprovecharé para ir á inspeccionar las obras del ferrocarril. ¡Vayase usté y no vuelva! Los chicos. ¿Lo apedreamos ú qué? -Déjalo estar, que ice que se va. -Señor alcalde, yo creía que era usted un poco ilustrado. ¿Esclaustráo. yo? Amos, usté está borracho perdido; ¡largo, largo! (El ingeniero se va, riendo. -Melchora, ya lo S! i bes: a l a s diez es la misa yor y el sermón y too con que dame de almoi u trempano, porque lo m ¡i durará la fiesta dos horas. Lo que más siento es la capa, que me va á dar u n calor atroz. La criada. -Y que pesa una arroba; no he visto paño más gordo que éste. -Oye, Petra, tú no serás judía, ¿eh? ¿Yo? ¿Por qué? -Se lo voy á preguntar á tóos los forasteros. -Y yo le voy á. icir á too el pueblo que estamos condenaos por haber trarao con el ingeniero. ¡Tan bueno que paicía!