Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tm, m EL NOMBRAMIENTO D 3 L SASTRE POR VILLAR 1. -Como ya sabe usted que el sastre de ¡a batería so liccnoia, á ver si entre los quintos incorporados encuentra usted alguno en seguida aunque no sea un Isorn; es i ¿ual. m -r- l 2. -Forme usted los quintos que lian venido á la batería, y tráigame usted alguno que tenga el oficio de saske, aunque sea un chambón. Pero pronto. 3. -iiAten... ción! iFirmes! Oído. á lo que voy á preguntar; ¿Hay algún endiciduo do ustedes quo haya sido sastre alguna vez? ¿No hay nín. Cítirio? Bueno. ¡Rompan filas! ¡Marehenl 4. -Mi teniente, no hay nadie que haya sidosaslre- -Cuando yo doy una orden se cumple por encima de todo. Si no lo hay, lo fabrica usted- -Mire usted, mi teniente- -Nada, hemos concluido; un sastre aquí dentro de cinco minutos h. ¡Eh, tú, quinío, ven acal Ese que va á retaguardia de la parihuela 4 7. -Mi capitán, aquí hay un quinto que es un sastre magnífico. ¿Cómo te llama -Aniceto Lópe í Pérez. -Pues bien. López, desde hoy quedas rebajado de todo servicio, y en sesruida á la batería á. recosel lodos los trajes de faena que hay apartados. 6. ¿Tú no eres sastre? -No, señor. ¿Y tu padre? -No, señor. ¿Ninguno de tu familia ha sido sastre? -No. señor. ¿y en tu pueblo no conoces á ninguno que lo sea? -No, señor: pero en el de al lado conozco uno- ¡Ahü ¿sí? ¡Pues tú sirves para sastre! 8. ¡Virgen de os sastres, ilumíname!