Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS SIETE INFANTES LEYENDA C STF. LT. AN- V Preso está Gonzalo Bustos en Córdoba la sultana, y aunque atención y respeto el gran Almanzor le guarda, reza, mientras moja el llanto sus mejillas descarnadas, por sus hijos, que pelean bajo la enseña cristiana. Tiempo há que de Ray Velázquez, quo ios acoge y ampara, no ha venido una noticia que pueda darle esperanzas, y aunque han llegado cautivos de Burgos, y á todos habla, nadie pudo de Gonzalo calmar las mortales ansias. Y por eso el triste padre gime y suspira, y las lágrimas, rodando por sus mejillas, mojan los hilos de plata. Esposa de Euy Velázquez es la hermosa doña Lambra, que con manto de virtudes cubre intenciones livianas, y á escondidas deldecoro vínose á dejar el alma de los amores malditos en las punzadoras garras. Al menor de los infantes quiere con pasión la dama, y aunque le incita y provoca coa el fervor de sus ansias, resuelto y firme el mancebo las tentaciones rechaza por no ofender á quien debe lealtad y confianza. Jamás la mujer perdona tal desaire I y enojada, jura al punto la ofendida tomar terrible venganza. Ante su señor y dueño, fingiendo dolor y rabia, poniendo á Dios por testigo de la monstruosa falta, acusa al joven Gonzalo de perseguirla y celarla y atentar contra su honra, de su protector á espaldas. Monta en ira Euy Velázquez, y al frente de su mesnada, que á pelear vayan presto los hijos de Bustos manda, y avisando al campo moro tal el engaño prepara, que, sorprendidos, los siete caen en la infame emboscada. Mientras el pobre cautivo por los pedazos del alma j reja llorando en la cárcel de Córdoba la sultana, á Almanzor, como trofeo sangriento de la batalla, llegan las siete cabezas de los infantes de Lara. Y cuentan que cuando supo la noticia doña Lambra, loca de terror y espanto se arrojó por la muralla. SiNEs: o DELGADO DIBUJO OE ESTEVAN