Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DESPUÉS DE LA LLUVIA Uefl Airú e par ñu al Lilndhada neüo d e I y cavó ooVie los campo: miaatrpa reLiunbnbü el trueno Como f r a g ü n l f- i ADUisr: lariiD primero el cliapiiriÚD víoltuto qupfiOlpP í e n ealiojiu d e loe arbolea A t i r o ÍDclLiiaitfl Itíñ mk f s, dc pi 3 d l i lluvia lunn a y cuiiEiuun que poiTí A poco en ÍBB CDLialíJu del tcfiufla 7 colma U eed Ju IOB mÍH hondas raíooa y despierta ft la i d a A loe mA Hotetiados ¿TmeneB. La tempestad qne p? r íii que iba d dHtítrnlrlo todo, DO IÜVO md que uno ¡natanlHa do o l e u d a duruiTb loí caHlea temblaron los Cflríi -Ja y ol b a n i h n mirú con terror cielo- loda aquaUa tóluíft 1 brinuadorii fiiá dinípftiidoHfl, y en Te de la dtetrucciÚD y de la muerta, Jujú CÜD laUüviiüft pCieialenlB y med i d o mññ doitB paro la primav- ura, más apigas lAia sotto. Y tUBodo cppú inmbii n ka biuubtcboro lluTLB. BparECÍBroD Dr entra lae riVípadriB onbt tioíDO de d é l a aiul, dfl u n aiEül pUT j y con Muladar, qu ne reflejabo un Ion h randtn LbaiL ou da la llenoio. 1 V Í: 1 DD basque, doada l vi- üiio y el cbaparrún, usaEAQdo lae remoa do lo áíbotes piodujeron Tuidan tomo do tJJinbíile, csllú deípuéH ni pnHor U aahc. jUerrndo por la violencia del t e o i p o r d Lui fo se estuiíbii eu el el caer da la gotas qne Eífibalaboii por laa hojas como eou Te dfi A I j í b a bá paco oalCDÍdn, y por fin ÜD pÉjarO n a i i t r o i i d á moíeíati onUftpJ follüje, Bbomándoafl coriOBo y aJEondo d t a p u f a e l vacio; oUo i a n t 6 como pidiínJol poticlas dtL alejamieplo do la nubei y cijando nn I n r l h o royo d e t o l encendió en mil lulgorefl IHH gülae do agiia Eosptndidaa dol ramaje, lodoa Jüs pAji roe del bosque lompierou ou u n a n n c i ó o qu mBlnirntolada por algún moutm d tnérita, pudrlA coDbtÍLnlr Un hciniúelflinjo b i m n o a l arcoirÍB, ElcflmpOpOhrilt oladD por la lluvia, niofrlr li al c e t n r é s t n j flllrarfla entielsB nubedllaa loa rayos dal sol, n n rejuvenídmícnto da todos ene anranlop. Mié verde el céaped, mAs aiguidoe lo aibubtoH m i a biillíoleB laa hoja njAs Hlecren lúa aves y miín porfuniado al aire por eso vaho de tierra homedetidH lUo pivieco olor 4 tinuinacinSn y iL HQVÍÜ. Hunca ce mfla hermoaa la cara de uüiv majar que cuando en olla üdouiA Iraa dol llanto una mb- ada alegre qna piüiüt lu pae B y e v a p a t a taa últimoH lágrimas. Nunca ea mds hermoso el campo que m a n d o denpnép da la líuvía lo Ilumina nn rayo do sol, el aB. adorna regoaijado tmlre IAB bnelua nabecillau. nUiuios resLoa do la pavotosa tempoelad. D E n j u n i D rptiwiia cuícuRso AiniiTrCD