Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
o) coM (e (o) ü. rmcRíQo L- n r EL GlERKE DE LAS CORTES Tetíinn h Romero. -Levante nsted más esc faroL Romero á TeUián -Usted es el que debe aproximar más la vela para que vea bien D. Marcelo. Saí aa. ta á Ascár ngá. -Incline usted un poco la llave hacia la izquierda; así entra con más facilidad. Azccirracja. T luego dirán Tjstedes que he cerrado contra la voluntad y el deseo de todos! CUESTIÓN DE LETRAS- -iQué atrocidad! Lo que es capaz de hacer el hombre! ¿El hambre? ¡Ya lo creo! -El hombre he dicho, el hombro. -No so eníado usted; da lo mismo. COSAS DE CHICOS- -AbueUto; dice El Correo que tú no debes gobernar hasta que yo sea mayor de edad. -No, hijo; hasta que el Rey lo sea. -Como todos los que vienen á casa me llaman rey, creí que El Correo se refería á mí. -No hagas caso; son exageraciones de la disciplina. LA CAFA MILAGROSA No ha sido la autoridad. la capa qne le robaron; fué, según nuestras nolicias, según dicen los diarios, la Virgen de los Milagros. la que á Grilo devolvió ENTRE BATURROS- ¿Onac gücno, Basilio? -A llevar mi miaja do pogramica nuevo á El Liberal. ¡Otra! Pues yo t amién voy á llevar el mío á La Época. -iRidiós! ¿Y cómo diendo á partes tan opuestas vamos en un mesnio trenvía? -Eso igo yo. Pa mí que alguno de los dos va equivicao- ¡Mía no lo vayamos los dos 1 LAS Al AUlENClAS ¡Las huérfanas del banqueroi ¿Cuál será la me orada? A juzgar exleriormente, debo ser la de la capa, pues tiene mucha ináí ¡tela... mucha más que la otra hermana.