Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA. LAKCII. V CORAL ArliOXIMiÍNDOSE AL RUSIAV PARA EEAUZAK EL SALVAMENTO Lii frtiitasÍH más ncosf umbrada á cTear horrores trágicos no podría, por mucho que se esforzase, sofcrepujar con sus imaginaciones las terribles escenas ocurridas á bordo del vapor- correo Rusia, de la Sociedad general de Transportes marítimos, que encalló on las costas próximas al cabo de Faramán, entre dos d e las bocas del Ródano. p j a n las cinco d e la m a ñ a n a del día 7 d e este mes, cuando el barco, procedente de Oran, por u n error d e los fuegos del cabo de Faramán, cuj os reflejos debían ser blancos, y que merced á estar almmados con petróleo y efecto también fie la bruma parecían rojizos, fué á dar sobre la costa, anegándose al choque. Los cuarenta y seis pasajeros que conducía el vapor y la mayor parte de los cincuenta y cuatro hombres que constituían la tripulación de éste, dormían al ocurrir el naufragio, y el pánico que se produjo á bordo cuando el choque despertó á todos fué indescriptible. Por fortuna, el capitán Mr. Jouve, conservando toda su sangre fría, procuró reanimar el espíritu de tripulantes y pasajeros, si bien á cansa del estado imponente del m a r no pudieron utilizarse para el salvamento las lanchas del vapor, ni fué posible establecer contacto, entre el Rusia y las embarcaciones que acudieron en su auxilio. ja noche del 7 al 8 fué de terrible ansiedad para los náufragos, porque el barco, inundado por varios sitios, se hundía con brusco movimiento por la parte d e estribor. Los pasajeros se refugiaron en el salón de primera por reunir más condiciones de defensa contra la inundación, pero en la m a ñ a n a del martes u n golpe d e mar, arrastrando la mura de estribor, penetró en el refugio de los infelices, que lanzaron u n alarido de espanto. Oraciones, gritos, súplicas al cielo (dice u n testigo presencial) palabras angustiosas, frases recordando los seres queridos de la familia en instantes tan terribles; la escena no podía ser más emocionante. Mientras tanto, cuantos esfuerzos se hacían para auxiliar al buque náufrago los inutilizaba el terrible temporal, cuya furia no amainaba un instante. Uel puerto de Tolón salieron el crucero G- alilce y el remolcador Traivaillem- éste de muy poco calado, que no consiguieron acercarse al Rusia. A bordo de éste hubo algunos momentos de esperanza, porque se veía lejos al Danemark, al Galivier y á varias balleneras que parecían vencer las olas y acercarse lentamente. Todas estas embarcaciones tuvieron que regresar á puerto, so pena d e ser deshechas por el mar. A las angustias d e la situación se unían los horrores d e l hambre, pues los náufragos no poseían más víveres que i unas pocas galletas. Al fin, cerca del anochecer d e l viernes disminuyó algo el temporal, y los heroicos tripulantes de u n a lancha pescadora llamada la Coral acercáronse, luchando con las olas, al buque náufrago, y realizaron ol s a l v amento. Al arribar á la costa los heroicos tripulantes de la lancha con varios de los viajeros del Rusia, estalló un ¡burra! formidable. Francia acordará honores y recompensas á esos v a l i e n t e s y sus nombres deben ser benaecidos p o r t o a o s PRESENCIANDO DESDE LA COSTA LOS HEROICOS TRABAJOS PARA SOCORRER AL RUSIA FOTOGRAFÍAS REMITIDAS POK L I L L U S T R A T I O N