Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Mo I9oI EKMK fl lFn 7 ei 7 to de kncgf to MMM g 1 0 7 3 717 COSTUMBRES SOCIALES BIv FJLÜRIKO A sabiduría popular tan amante de los refranes, como la poesía del pueblo amiga de traducirse en coplas, ha dicho que el que tiene un buen padrino no se ahoga en la pila Y eso de ahogarse, ó mejor dicho de. no ahogarse en la pila, significa algo más que el beneficio para el bautizado de n a dejar su breve existencia en el fondo de la pila; significa también que, aparte de los suyos naturales, tendrá, para salir victorioso de las rudas pruebas dé nuestra existencia, dos padres de bautismo: el padrino y la, madrina. Pero vamos al caso, ó mejor dicho á las costumbres sociales que rigen en el bautismo, dejando á un lado con el mayor respeto la santidad del sacramento instituido por Nuestro Señor en el cauce sagrado delJordán. Supongamos que un matrimonio joven tiene su primer hijo. ¿Quién debe apadrinarle? Indudablemeníe (siempre que esto pueda suceder) el padrino del reciennacido será su abuelo paterno, y) a madrina su abuela materna. ¿Quiénes como ellos para penetraíse de la sublimidad del sacramento y para rezar el credo de rigor con la fe que transporta las montañas? Al segundogénito le apadrinará el abuelo materno y le amadrinará la abuela paterna; los que vengan después hallarán padrinos y madrinas entre las amistades de sus padres, y éstos, si son sabios, elegirán para gulas espiri tóales desús hijos á aquellas personas que no tengan hijos propios y puedan favorecer con hartura áloe ajenos. j El padrino, penetrado de la importancia de su cargo, debe abstenerse, á pesar de todo, de desig- nar los nombres que han de imponerse al bautizado. Esa designación corresponde á los padres de la criatura, ausdiadospor la madriaa. Ja cual tendrá seguramente algún santo de su devoción á quien encomendar especialmente el nuevo cristiano. Pero si el padrino es persona de gusto, regalará á su ahijado el primer cubierto de plata úoro que ha de usar en la vida, con su servilletero, y un vaso, dárdose además una vuelta por la parroquia, donde, según sus recursos, dispondrá de qué clase ha de ser el bactizo, satisficiendo los derechos parroquiales y los gastos de orquesta, las propinas dé monaguillos y campanero Ea suma el padrino pagal Y sicomo es casnndispensable en las grandes poblaciones y es casi de rito en las pequeñas, el cortejó h a d e amgirse en. coche á la parroquia, también le incumbe al padrino buscar con su carruaje, propio ó alquilado, al neóüto y la madrina, conduciéndoles en él á la iglesia. Una vez en ésta, el sacerdote que administia él bautismo airá, al padrino cuáles son sus deberes durante la ceremonia; pero nosotros le advertiremos qué debe dé tener ya eneargado. s en una buéhá confitería los platos ó saquitos de dulces y bombones que enviarán los padres del bautizado á sus amigos, participándoles el ingresóle su hijo en el amoroso seno de la Iglesia. Satisfecha la tactura de los dulces, ya el padrino sólo debe pensar en hacer un buen regalo á la madrina, con la ctial ha contraído estrechísimoslazos espirituales, que se estrecharán más todlavía si el regalo es rico y de buen gusto JNimias y fútiles son todas estas cosas, cierto; pero á cuántos no les habrá sucedido al encomendarles el paormazgo, preguntarse: ciBien; acepto coii mucho gusto la misión, pero ¿qué debe hacer un buen padrino? Ya 10 saben: pagar, pagar siempre, y no permitir de ningún modo que el chiquitín y. sus padres se ahoguen en