Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A Ca? XJ JLIvIOJLIDKS Emilio Zola y su c a r t a al P r e s i d e n t e de la República F r a n c e s a BI r e y del va, lor D. Tancredo L ó p e z -P r i m e r C e r t a m e n literario d e Blanco y NegroK D. Francisco A c e b a l a u t o r d e la novela A res d e mar q u e h a obtenido el p r i m e r premio d e 1.000 ü e s 3 t a s- N o t a cómica El eminente novelista Emilio Zola no es sólo u n gran escritor: es también u n gran carácter. Decidido á que se haga la luz en el complicado asunto del off aire, que de tal modo h a concitado las pasiones, y sabiendo que arriesgaba e n la e m p r e s a aunque sólo fuese momentáneamente, todo el fruto de sus ímprobos y geniales trabajos, la popularidad que tanto halaga á los escritores, inauguró á pesar de ella la heroica campaña en defensa y valimiento de la verdad con aquel valiente J acusse de t a n inmensa resonancia, y al cual d e b e t a l vez Dreyfus el haber regresado primero de la isla del Diablo, y la libertad después en t i e r r a de Francia. Pero si el supuesto reo h a rescatado su vida, p o r decirlo así, no le h a sido devuelta su h o n r a ni h a n sufrido castigo los verdaderos culpables de tanto e. scándalo é i n j u s t i c i a Zola no podía contentarse con un triunfo material que parece u n a concesión; a m a l a verdad por sí m i s m a y quiere que resplandezca. E s además u n gran patriota, y sabe q u e á Francia le conviene más que nada la verdad. Por esto no ceja u n momento en su hermosa campaña, y recientemente ha dirigido u n a carta al presidente de la República Mr. Loubet, haciendo constar en ella que todas s u s acusaciones h a n resultado probadas, y que y a sonó la hora del completo esclarecimiento de la verdad. Nuestra. fotografía representa á Zola redactando tan trascendental documento. Su obra será, tarde ó temprano, coronada por el éxito, y Francia deberá al eminente n o v e l i s t a u n a obra más y la más hermosa é i n m o r t a l de todas. E M I L I O ZOLA El público madrileño de la Plaza de, Toros h a visto tinúa indemne en su pedestal. El mismo D. Tancon gran sorpresa y su poquito de desconfianza las credo, que es u n valenciano m u y comunicativo, desproezas de D. Tancredo López, que por el nombre truye la leyenda de la sugestión. Todo su secreto, separece caballero cruzado y ¡por el apellido puede congún confiesa, estriba en la inmovilidad. U n toro que fundirse con cualno haya sido lidiaquier otro español do ni haya sufrido Vestido de majo pinchazo alguno, n o de principios de siacomete espontáneaglo, blanco como la mente sino á los semujer de Loth y con res ó á las co. sas que una respetable barse mueven. D. Tanba blanca, también credo demuestra u n para i m p o n e r sin gran valor no moduda respeto al toro, viéndose; pero ¿y espera á éste D. Tansi le paralizara el credo subido en u n natural espanto de pedestal que podrá ver venir disparada tener á lo sumo meá l a fiera? dio metro de altura. Por lo menos, en El toro sale del chisu primera exhibiquero, divisa á don ción, según refiere el Tancredo, toma carey del valor, la derrera, y cuando el s e a d a inmovilidad púbhco espera v e r se la debió á ese sendeshecha la nevada timiento, como e n íigura del comendalas sucesivas á la sedor, h e aquí que el renidad y al arrojo; bicho se detiene, vay esto prueba u n a cila, retrocede (como vez m á s que en la se nota claramente iniciación del heroísen la i n s t a n t á n e a mo hay siempre u n que publicamos) y la poco de miedo. D TANCKÉDO L Ó P E Z E J E C O T A N D O SU A R R I E S G A D A S U E R T E audaz estatua conE H LA P L A Z A D E TOROS D E M A D R I D