Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TRADICIÓN VALENCIANA Todos los valencianos hemos temblado de niños ante el monstruo enclavado en el atrio del Colegio del Patriarca: la iglesia fundada por el beato J u a n de Ribera. Es u n cocodrilo relleno de paja, con las cortas y rugosas patas pegadas al muro y entreabierta la enorme boca, con una expresión de repugnante horror que hace retroceder á los pequeños, hundiéndose en las faldas de sus madres. Dicen algunos que está allí como símbolo del silencio, y con igual significado aparece en otras iglesias del reino de Aragón, imponiendo recogimiento á los fieles; pero el pueblo valenciano no cree en tales explicaciones; sabe mejor que nadie el origen del espantoso animalucho, la historia verídica é interesante del famoso Dragón del Patriarca, y todos los nacidos en Valencia la recordamos como se recuerdan los cuentos de miedo oídos en la niñez. Era cuando Valencia tenía un perímetro no mucho más grande que los barrios, tranquilos, soñolientos y como muertos que rodean la Catedral. La Albufera, inmensa laguna casi confundida con el mar, llegaba hasta las murallas; la h u e r t a era una enmarañada marjal de juncos y cañas que aguardaba en salvaje calma la llegada de los árabes que la cruzasen de acequias grandes y pequeñas, formando la maravillosa red que transmite la sangre de la fecundidad, y donde hoy e s el Mercado extendíase el río, amplio, lento, confundiendo y perdiendo su corriente en las aguas muertas y cenagosas. Las puej tas de la ciudad, inmediatas al Turia, permanecían cerradas los más de los días, ó se entreabrían tímidamente para chocar con el estrépito de la alarma apenas se movían los vecinos cañaverales. A todas horas había gente en las almenas, pálida de emoción y curiosidad, con el gesto del que desea contemplar de lejos algo horrible y al mismo tiempo teme verlo. Allí, en el río, estaba el peligro de la ciudad, la pesadilla de Valencia, la mala bestia cuyo recuerdo turbaba el sueño de las gentes honradas, haciendo amargo el vino y desabrido el pan. E n un ribazo, entre aplastadas marañas de juncos, un lóbrego y fangoso agujero; y en el fondo, durmiendo la siesta de la digestión, entre peladas calaveras y costillas rotas, el dragón, u n horrible y feroz animalucho nunca visto en Valencia, enviado sin duda por el Señor- -según decían las viejas ciudadanas- -para castigo de pecadores y terror de los buenos. ¿Qué no hacía la ciudad para librarse de aquel vecino molesto que turbaba su vida? Los mozos bravos de cabeza ligera- -y bien sabe el diablo que en Valencia no faltan- -excitábanse unos á otros y echaban suertes para salir contra la bestia, marchando á su encuentro con hachas, lanzas, espadas y cuchillos. Pero apenas se aproximaban á la cueva del dragón, sacaba éste el morro, se ponía en facha para acometer, y partiendo en línea recta veloz como un rayo, á éste quiero y al otro no, mordisco aquí y zarpazo allá, desbarataba el grupo; escapaban los menos, y el resto paraba en el fondo del negro agujero, sirviendo de pasto á la fiera para toda la semana. La religión, viniendo en auxilio de los buenos y recelando las infernales artes del maléfico en esta horrorosa calamidad, quiso entrar en combate con la bestia, y un día el clero, con su obispo á la cabeza, salió por las puertas de Valencia, dirigiéndose valerosamente al río con gran provisión de latines y agua bendita. La muchedumbre contemplaba ansiosa desde las murallas la marcha lenta de la procesión; el resplandor de las bizantinas casullas con sus fajas blancas orladas de negras cruces; el centellear de la mitra de terciopelo rojo con piedras preciosas, y el brillo de los lustrosos cráneos de los sacerdotes. El monstruo, deslumhrado por este aparato extraordinario, les dejaba aproximarse, pero pasada la primera impresión, movió sus cortas patas, abrió la boca como bostezando, y esto bastó p a r a que todos retrocediesen con tanta prudencia como prisa, precaución feliz á la que debieron los valencianos que la fiera no se almorzara medio cabildo. Se acabó. Todos reconocían la imposibilidad de seguir luchando con tal enemigo. Había que esperar á que el dragón rnuriese de viejo ó de un hartazgo: mientras tanto, que cada cual, se resignara á morir devorado cuando le llegara el turno. Acabaron por familiarizarse con aquel bicho ruin como con la idea de la muerte, considerándolo una calamidad inevitable, y el valenciano que salía á trabajar sus campos, apenas, escuchaba ruido cerca de la senda y veía ondear la maleza, m u r m u r a b a con desaliento y resignación: -Me tocó la mala. Ya está ahí ese. Siquiera que acabe pronto y no me haga sufrir. Gomo ya no quedaban hombres que fuesen en busca del dragón, éste iba al encuentro de la gente para no pasar hambre en su agujero. Daba la vuelta á la ciudad, se agazapaba en los. campos, corría los caminos, y muchas veces en su insolencia se arrastraba al pie de las murallas y pegaba el hocico á las rendijas de las fuertes puertas, atisbando si alguien iba á salir. E r a u n maldito que parecía estar en todas partes. El pobre valenciano al plantar el arroz encorvándose sob r e la charca, sentía en lo mejor de s u trabajo algo que le acariciaba por cerca de la espalda, y al volverse tropezaba con el morro del dragón, que se abría y se abría como si la boca le llegase hasta la cola, y ¡zasI de un golpe lo trituraba. El buen burgués que en las tardes de verano daba un paseíto por las afueras, veía salir de entre los matorrales una garra rugosa que parecía decirle: ¡Hola, amigo 1 s y con un zarpazo irresistible se veía arrastrado hasta el fondo del fangoso agujero donde. la. bestia tenía su comedor.