Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FESTIVAL INFANTIL EN BLANCO Y NEGRO; No ocultaremos nuestra satisfacción por el brillantísimo éxito del Festival infantil celebrado en la casa de BLAKCO y NBGBO la tarde del primer día de Pascuas de Natividad, y no la ocultaremos, como nos correspondía hacerlo, si ese brillantísimo éxito se debiera por azara esfuerzo nuestro, porque sí algunos pueden mostrarse orgullosos de tan hermosa fiesta, son los muchos y caritativos representantes de la buena sociedad madrileña, que respondieron con largueza á nuestra súplica de una limosna para los niños pobres. Desde el augusto de la ilustre dama que regenta el trono, figuran en la lista de personalidades que nos enviaron doEL PtíBLICO LLEGANDO BLANCO Y NEGEO nativos para el Festival infantil loa nombres de lo más selecto y distinguido que Madrid encierra, no sólo por glorias heredadas, sino también por glorias propias, la aristocracia de la sangre y la aristocracia del talento, las notabilidades de la política, de la literatura y de las artes. La publicación de esa lista será para nosotros un verdadero título de gloria, puesto que es bien sabido que ennoblece ser mandatarios de tan ilustres personalidades para un fin, más que caritativo santo, cual el de procurar alguna alegría á los niños infelices que al abrir los ojos vieron á dos madres inclioadas sobre su humilde cuna: la que les dio el sér, y la pobreza, madre esta última tan cariñosa, que rara vez abandona á sus hijos. No habían dado las cuatro de la tarde cuando entraron en nuestro patio de máquinas, convertido en bazar de juguetes, los primeros grupos de niños, cu as impaciencias no quisimos desafiar por más tiempo. Es peligroso ponerse delante de UQ niño que desea un juguete, sin coger éste y entregárselo. Los infantiles invitados á nuestro Festival formaban, en compañía de sus bortnanas ó madres, una larguísima cola, que extenSALIENDO CON JUGUETES diéndose por la calle de Serrano, bajaba por la de M a r t í n e z de la Eosa hasta la Castellana. Un verdadero re güero de ambiciones y esperanzas en u n a s cabecillas rubias y entre unos trapitos humildes c i e n veces remendados y siempre rotos. Con un orden y una formalidad que para sus actos quisieran muchas personas mayores, desfilaron por nuestro patio de máquinas más de tres mil niños p o b r e s reci biendo cada cual el juguete que prefería (dentro de las existencias de nuestro improvisado bazar, y habíamos agotado las de casi todas las fábricas de Madrid) saliendo después todos á la COLA DE Hl 5 fOS POKTAÜOREg DE BILLETES, EN LA CALLE DE MARTÍNEZ DE LA líOSA